Dios se pone del lado de los justos y las víctimas, constata Juan Pablo II

Su irrupción en la historia busca hacer justicia, aclara en la audiencia general

Share this Entry

CIUDAD DEL VATICANO, 10 diciembre 2003 (ZENIT.org).- Dios interviene en la historia para hacer justicia, en particular a los indefensos, y ésta debe ser la intención de nuestras invocaciones en la oración, aclara Juan Pablo II.

Así lo explicó este miércoles al continuar en la audiencia general sus meditaciones sobre los himnos que forman parte de la oración de la Iglesia en el anochecer, la Liturgia de las Vísperas, en concreto, sobre el Cántico del capítulo 19 del Apocalipsis, «Las bodas del Cordero».

La invocación del último libro de la Biblia cristiana comienza con estas palabras: «La salvación y la gloria y el poder son de nuestro Dios, porque sus juicios son verdaderos y justos» (versículos 1-2).

«En el corazón de esta invocación gozosa se encuentra la representación de la intervención decisiva de Dios en la historia –reconoció el pontífice ante los más de 6.000 peregrinos presentes–: el Señor no es indiferente, como un emperador impasible y aislado, ante las vicisitudes humanas».

«Como dice el Salmista –siguió diciendo al citar el Salmo 10–, «el Señor tiene su trono en el cielo, sus ojos están observando, sus pupilas examinan a los hombres»».

«Es más, su mirada es motivo de acción, pues interviene y acaba con los imperios prepotentes y opresivos, derriba a los orgullosos que le desafían, juzga a quienes comenten el mal», constató el obispo de Roma en su reflexión.

«Nuestra oración, por tanto, debe invocar y alabar sobre todo la acción divina, la justicia eficaz del Señor, su gloria alcanzada con el triunfo sobre el mal», explicó.

«Dios se hace presente en la historia, poniéndose de parte de los justos y de las víctimas», recalcó.

Su meditación concluyó con una meditación sobre la segunda parte del cántico, centrada en las bodas entre Cristo y la Iglesia, el Cordero y la esposa, «en profunda comunión de amor».

La intervención continuó con la serie de meditaciones sobre los cánticos y salmos de la Liturgia de las Vísperas que Juan Pablo II viene ofreciendo los miércoles. Pueden consultarse en la página web de Zenit en la sección Audiencia del miércoles.

Share this Entry

ZENIT Staff

Apoye a ZENIT

Si este artículo le ha gustado puede apoyar a ZENIT con una donación

console.log("Prueba")