Más de 17 millones de personas en las audiencias generales del Papa en 25 años

En el 2003 el Papa ha ofrecido 48 audiencias generales

Share this Entry

CIUDAD DEL VATICANO, 16 diciembre 2003 (ZENIT.org).- En total, 17.138.200 personas han participado en las 1.112 audiencias generales que Juan Pablo II ha ofrecido los miércoles en estos veinticinco años de pontificado.

En el año 2003 Juan Pablo II ha ofrecido 48 audiencias generales con un total de 501.700 peregrinos. Han sido dos audiencias más que el año pasado y cinco más que en el 2001.

Los datos han sido facilitados este martes por la Prefectura de la Casa Pontificia, en un informe con motivo del fin de año en el que se presenta el número exacto de participantes en cada año y el número de peregrinos que han participado en estos encuentros con el obispo de Roma cada mes de los últimos cinco años.

En 2003, Juan Pablo ha podido estar presente en 48 audiencias, más que en los últimos once años, ya que ha disminuido el volumen de sus viajes.

El año con más audiencias (49) fue el 1983, año del atentado en la Plaza San Pedro del Vaticano, precisamente durante una audiencia general.

El año 2003 ha contado con el máximo número de peregrinos en octubre, a causa de las celebraciones del 25 aniversario del Papa y de la canonización de la Madre Teresa de Calcuta.

En total, en octubre, 59.000 personas que pudieron estar con el Papa en las audiencias generales. El mes con menos peregrinos fue enero, que tradicionalmente es el período de menos afluencia en el Vaticano.

Estos datos hacen referencia solamente a las audiencias generales de los miércoles del Papa y no incluyen el número de peregrinos que se acercan cada domingo a rezar el Ángelus en la Plaza de San Pedro, las celebraciones litúrgicas, u otras audiencias privadas.

Las audiencias generales se celebran normalmente en el Aula Pablo VI, a no ser que el tiempo permita celebrarlas en la misma Plaza San Pedro. El Papa inicia su catequesis en italiano, después la resume en cinco lenguas, saluda en cinco o seis idiomas a los peregrinos, que cuando oyen el Papa hablar en su lengua suelen aplaudirle o dedicarle canciones.

Algunas personas tienen la oportunidad de estrechar la mano del Papa al finalizar las audiencias y de intercambiar con él unas palabras, como por ejemplo las parejas de recién casados, que vienen vestidos con el traje de bodas.

Share this Entry

ZENIT Staff

Apoye a ZENIT

Si este artículo le ha gustado puede apoyar a ZENIT con una donación