La Cuaresma, tiempo de conversión; asegura el Papa

Print Friendly, PDF & Email

En este año, pide un compromiso particular a favor de los niños

Share this Entry
Print Friendly, PDF & Email

CIUDAD DEL VATICANO, domingo, 22 febrero 2004 (ZENIT.org).- La Cuaresma, tiempo litúrgico de preparación para la Pascua, que comenzará este Miércoles de Ceniza, es ante todo un tiempo de conversión, aseguró Juan Pablo II este domingo.

Así lo explicó el pontífice al dirigirse desde la ventana de su estudio a varios miles de peregrinos congregados en la plaza de San Pedro para rezar a mediodía la oración mariana del «Angelus».

«La Cuaresma, que el miércoles próximo comenzaremos con el austero y significativo rito de la imposición de las cenizas, constituye un momento privilegiado para intensificar este compromiso de conversión a Cristo», afirmó el pontífice.

«El itinerario cuaresmal se convertirá, de este modo, en ocasión propicia para examinarse a sí mismos con sinceridad y verdad, para volver a poner en orden la propia vida, así como las relaciones con los demás y con Dios», añadió.

El deseo del obispo de Roma es que la exhortación de Cristo, «Convertíos y creed en el Evangelio», acompañe a los cristianos «durante las próximas semanas hasta las celebraciones pascuales».

El Mensaje para la Cuaresma 2004 escrito por Juan Pablo II constituye un llamamiento a los cristianos para que manifiesten esta conversión interior con gestos de ayuda a favor de los niños más necesitados.

Ante los abusos de todo tipo que sufren tantos menores –prostitución, droga, trabajo ilegal, guerras…– y ante problemas sanitarios a los que están expuestos, como la infección del sida, el Papa en el mensaje considera que «la humanidad no puede cerrar los ojos ante un drama tan alarmante».

«Que la Cuaresma sea ocasión útil para dedicar mayores cuidados a los niños en el propio ambiente familiar y social: ellos son el futuro de la humanidad», pide en su mensaje cuaresmal, que lleva por lema las palabras de Jesús: «El que reciba a un niño como éste en mi nombre, a mí me recibe».

Share this Entry

ZENIT Staff

Apoye a ZENIT

Si este artículo le ha gustado puede apoyar a ZENIT con una donación

@media only screen and (max-width: 600px) { .printfriendly { display: none !important; } }