Llamamiento salesiano a la esperanza, pese a las convulsiones en Latinoamérica

Al final del retiro espiritual los inspectores salesianos, junto al rector mayor

Share this Entry

SAN JOSÉ, domingo, 7 marzo 2004 (ZENIT.org).- Los superiores salesianos de América han lanzado un mensaje cristiano de esperanza a los habitantes del continente a pesar de las fuertes convulsiones sociales que caracterizan la actualidad de muchos de sus países.

«Como Salesianos, nos sentimos interpelados por los acontecimientos sucedidos hace pocos meses en Bolivia así como por los recientes hechos acaecidos en Haití y en Venezuela; pero también contemplamos con preocupación el profundo malestar social presente en muchos de nuestros países», reconoce un mensaje emitido por el rector mayor, los rectores regionales y los inspectores salesianos del continente.

«Nuestro continente americano, lleno de posibilidades, sigue siendo sometido a fuertes convulsiones sociales que traen consigo la angustia, la incertidumbre, la violencia y la muerte», reconocen.

«Contemplamos con preocupación el profundo malestar social presente en muchos de nuestros países –añade el mensaje–; el peso de la deuda externa que no permite implementar eficaces políticas de desarrollo integral; la extendida práctica de la corrupción; el tráfico de drogas que perjudica particularmente a los jóvenes; el agravarse de los mecanismos de exclusión en todos los países de América Latina y el Caribe».

«A la luz de la fe consideramos que todo esto nos está llamando a una profunda reflexión» por lo que, «animados por la Palabra de Dios manifestada en su Hijo», «nos sentimos convocados a una acción comprometida a favor de nuestros pueblos», aseguran los superiores salesianos.

El mensaje fue entregado este 5 de marzo en San José de Costa Rica al término de los retiros espirituales de todos los inspectores salesianos de América alrededor del rector mayor, D. Pascual Chávez.

El mensaje se convierte en un «llamado de vida, de paz, de fraternidad y de esperanza a los gobiernos y partidos políticos de nuestras naciones, a la sociedad civil y eclesiástica, a nuestras comunidades religiosas y obras educativo-pastorales».

«Queremos una América donde “la justicia y la paz se besen”, donde la fraternidad y la solidaridad se impongan a las ambiciones personales y partidistas en función del bien común, donde prime el diálogo antes que el egoísmo», desean los salesianos.

«En estos tiempos de una globalización deformada al quedar secuestrada por la economía, queremos apostar por una globalización con rostro humano en beneficio de nuestros pueblos, globalizando los derechos humanos, la solidaridad, la educación y la paz», concluyen.

Share this Entry

ZENIT Staff

Apoye a ZENIT

Si este artículo le ha gustado puede apoyar a ZENIT con una donación

console.log("Prueba")