Católicos y Luteranos urgen a la acogida de la Declaración sobre la Doctrina de la Justificación

Se acerca el quinto aniversario de la histórica firma del acuerdo

Share this Entry

GINEBRA/CIUDAD DEL VATICANO, miércoles, 10 marzo 2004 (ZENIT.org).- El Consejo Pontificio para la Promoción de la Unidad de los Cristianos (PCPUC) y la Federación Luterana Mundial (LWF) urgen a las Iglesias de todo el mundo a celebrar el quinto aniversario de la Declaración Conjunta sobre la Doctrina de la Justificación (DCDJ) dando testimonio del Evangelio en medio de una creciente secularización.

La histórica firma de la DCDJ entre representantes de la Federación Luterana Mundial y la Iglesia católica tuvo lugar en la ciudad alemana de Augsburgo el 31 de octubre de 1999. Entonces se declaró oficialmente que existe consenso entre luteranos y católicos en las verdades fundamentales relativas a la doctrina de la justificación.

La frase clave del documento, que resume el común entendimiento sobre la justificación, se puede encontrar en el párrafo n. 15: «Confesamos juntos que no sobre la base de nuestros méritos sino sólo por medio de la gracia y en la fe en la obra salvífica de Cristo, somos aceptados por Dios y recibimos el Espíritu Santo, que renueva nuestros corazones, nos habilita y nos llama a realizar las buenas obras».

«Es nuestro sincero parecer que el quinto aniversario de la firma [de la DCDJ] pide celebración y un renovado estudio en todo el mundo», escriben el secretario general de la LWF –el reverendo Ishmael Noko– y el presidente del PCPUC –el cardenal Walter Kasper– en una carta conjunta a las Iglesias.

Desde la firma de la Declaración Conjunta en Augsburgo, la LWF y el PCPUC han emprendido juntos numerosas actividades para hacer más profundo el consenso alcanzado, recuerda un comunicado de la LWF del pasado 1 de marzo.

En 2001, luteranos y católicos invitaron a metodistas y reformados a una consulta sobre el tema «Unidad en la Fe – La Declaración Conjunta sobre la Doctrina de la Justificación en un contexto ecuménico más amplio». En esta ocasión se planteó cómo otras comuniones cristianas del mundo pueden relacionarse con los acuerdos alcanzados en la DCDJ.

Actualmente, el Consejo Mundial Metodista está preparando una afirmación teológicamente confirmada sobre la DCDJ.

En la LWF, una parte significativa del seguimiento de la DCDJ ha sido el programa de estudio sobre el significado contemporáneo de la justificación, «Justificación en los contextos mundiales» (Documentación de la LWF 45/2000), y el simposio internacional que llevó a la publicación de «La Doctrina de la Justificación: su acogida y significado hoy» (2/2003).

Otros seguimientos incluyen la cuarta fase de la Comisión internacional luterano-católica sobre la unidad, que está trabajando en el tema de la «Apostolicidad de la Iglesia», incluyendo la cuestión del sacerdocio.

Para considerar una base bíblica más amplia de la Doctrina de la Justificación, se está planeando un simposio de expertos bíblicos.

La carta también menciona el simposio de 2001 sobre el significado de las indulgencias actualmente, celebrado entre la LWF, el PCPUC y la Alianza Mundial de las Iglesias Reformadas a la luz de la preocupación expresada por cristianos luteranos y reformados con ocasión de las celebraciones ecuménicas referidas al Jubileo del Año 2000.

El reverendo Ishmael Noko y el cardenal Walter Kasper señalan que queda por hacer un trabajo sustancial antes de que el acuerdo se alcance en toda su amplitud entre luteranos y católicos en lo relativo al significado del Evangelio de la justificación en la vida de la Iglesia.

Subrayan que «la Declaración Conjunta misma y el Comunicado Oficial Común –por el que la Declaración Conjunta fue confirmada— requieren continuos esfuerzos ecuménicos por ambas partes».

En su carta, el reverendo Noko y el cardenal Kasper reconocen en la firma de la DCDJ «un importante hito en nuestra peregrinación común hacia la plena unidad».

Como resultado de la Declaración –observan–, «podemos dar testimonio común de la esencia del Evangelio. Esto es muy importante en nuestro mundo actual de creciente secularización y pérdida del sentido de la vida».

Además consideran que el quinto aniversario –el próximo 31 de octubre— de la DCDJ es una oportunidad para las Iglesias y diócesis de todo el mundo de contribuir en la discusión en curso sobre las cuestiones y desafíos que aún persisten.

Recomiendan un día de estudio en torno al momento de la celebración del aniversario, organizado en colaboración con seminarios y facultades teológicas, como un medio adecuado para pastores y teólogos a fin de hacer más profunda su comprensión de lo que se ha alcanzado y de lo que queda por hacer.

[La LWF es una comunión global de las Iglesias cristianas de tradición luterana. Fundada en 1947 en Lund (Suecia), reúne actualmente a 136 Iglesias en 76 países, que representan a 62.3 millones de los casi 66 millones de luteranos de todo el mundo].

Share this Entry

ZENIT Staff

Apoye a ZENIT

Si este artículo le ha gustado puede apoyar a ZENIT con una donación

console.log("Prueba")