Conclusiones del III Congreso Mundial de Familias

Ciudad de México, 29-31 de marzo de 2004

Share this Entry

CIUDAD DE MÉXICO, miércoles, 31 marzo 2004 (ZENIT.org).- Publicamos las conclusiones del III Congreso Mundial de Familias (CMF) –29-31 marzo– difundidas este miércoles.

El encuentro ha reunido en Ciudad de México a unos 3.500 asistentes de organizaciones civiles y sociales de más de medio centenar de países y representantes de distintas religiones en torno al lema «La Familia Natural y el Futuro de las Naciones, Crecimiento, Desarrollo y Libertad».

El Congreso ha buscado proporcionar un espacio intercultural e interreligioso de encuentro, reflexión, diálogo y propuesta para hacer posible y construir juntos un mundo idóneo para la familia, haciendo balance de las amenazas y los retos que enfrenta diez años después del que fuera declarado por la ONU «Año Internacional de la Familia».

* * *

CONCLUSIONES DEL
III CONGRESO MUNDIAL DE FAMILIAS

PRIMERO.- LA FAMILIA es una institución de derecho natural, origen a la sociedad, y constituye la célula básica y fundamental de ésta.

La “Familia” está constituida por “el conjunto de personas que se encuentran vinculadas por una relación de parentesco, el cual puede ser por consanguinidad, afinidad o legal, según deriven de la filiación, el matrimonio o la adopción” .

SEGUNDO.- EL MATRIMONIO, basado en la Naturaleza Humana, constituye la célula básica de la familia y es único medio moral o ético de formar una familia.

El “Matrimonio” está constituido por la unión de un varón y una mujer, cuya finalidad es constituir una comunidad de vida, con objeto de procurarse la ayuda mutua y buscar la preservación de la humanidad.

TERCERA.- Por ser contrario a la naturaleza humana, no podrá reconocerse como matrimonio la unión de personas del mismo sexo.

CUARTO.- LA VIDA Y EL RESPETO A LA DIGNIDAD HUMANA son los primeros y fundamentales derechos del hombre, por lo mismo éstos deben ser respetados desde el momento mismo de la fertilización del óvulo o concepción.

QUINTO.- Las trescientas instituciones representantes de más de cincuenta países participantes en este congreso, desde este momento, pedimos a las Autoridades de nuestros respectivos países, y al secretario general de las Naciones Unidas, Kofi Annan, se pronuncien en contra de la iniciativa presentada en días pasados por diversos países para promover la orientación sexual de los homosexuales y lesbianas como un derecho humano, por ser ésta contraria a la naturaleza y dignidad humana y las instituciones básicas de la sociedad como son: la familia y el matrimonio.

31 de marzo de 2004

Share this Entry

ZENIT Staff

Apoye a ZENIT

Si este artículo le ha gustado puede apoyar a ZENIT con una donación

console.log("Prueba")