Paola Elisabetta Cerioli: Los hijos necesitan «una familia sana y unida»

CIUDAD DEL VATICANO, domingo, 16 mayo 2004 (ZENIT.org).- La vida de Paola Elisabetta Cerioli, una de los nuevos seis santos canonizados por Juan Pablo II este domingo, testimonia la necesidad que tiene toda persona de una familia «estable».

Share this Entry

Paola Elisabetta Cerioli (1816-1865), viuda y madre de familia, religiosa, fundadora del Instituto de las Hermanas de la Sagrada Familia y de la Congregación de la Familia de Bérgamo «intuyó que los lazos de parentela son sostenidos y cimentados cuando se comparten los valores de la fe y de la cultura cristiana».

«Para difundir estos valores, la nueva santa fundó el Instituto de la Sagrada Familia –recordó el Papa–. Estaba convencida de que los hijos, para crecer con seguridad y fuerza, tienen necesidad de una familia sana y unida, generosa y estable».

«Que Dios ayude a las familia cristianas a acoger y testimoniar en toda circunstancia el amor de Dios misericordioso», deseo el Santo Padre.

La vida de Paola Elisabetta conoció el sufrimiento al perder a sus cuatro hijos –el mayor a los 16 años– y a su marido. Con 38 años, entró en una profunda crisis existencial que le impulsó a buscar con más profundidad el significado de lo que le había ocurrido.

Se dedicó a atender a los niños abandonados y involucrando en el proyecto a algunas compañeras y compañeros, motivo por el que fundó la congregación de Religiosas de la Sagrada Familia en Comonte de Seriate (Bergamo) y una congregación masculina (la Congregación de la Sagrada Familia). Fundaron casas de acogida y escuelas.

Share this Entry

ZENIT Staff

Apoye a ZENIT

Si este artículo le ha gustado puede apoyar a ZENIT con una donación