La ONU refuerza el papel y las competencias de la Santa Sede en su seno

Mantiene su estatuto de «observador permanente» sin derecho a voto

Share this Entry

NUEVA YORK, viernes, 2 julio 2004 (ZENIT.org).- La Asamblea General de las Naciones Unidas aprobó por unanimidad este jueves una resolución que refuerza el papel y las competencias de la Santa Sede en la ONU, manteniendo su estatuto de «observador permanente».

La medida, que ha recibido el apoyo de los 191 Estados miembros, reconoce el derecho de la Santa Sede a tomar parte en las sesiones y en las decisiones de la ONU de manera más directa, como un miembro más, con la excepción del derecho a voto, como había sugerido el Vaticano en la redacción de la resolución.

La Santa Sede tampoco ha propuesto el poder contar con la facultad de presentar candidaturas.

«Estos derechos se habían convertido en una práctica común desde hace mucho tiempo, pero nunca se habían registrado por escrito», aclara el nuncio apostólico en la ONU, el arzobispo Celestino Migliore.

«El hecho de que ahora se hayan reconocido por escrito es un importante reconocimiento del valor y de la obra de la Santa Sede dentro de la organización», añade el observador permanente en declaraciones al diario italiano «Avvenire».

La Santa Sede, que es observador permanente en las Naciones Unidas desde hace cuarenta años, «podrá intervenir dentro de cualquier debate de la Asamblea directamente, sin tener que esperar la aprobación de los grupos regionales y tendrá la facultad para replicar en los debates en los que es llamada en causa directa o indirectamente», añade el nuncio.

El Vaticano podrá copatrocinar proyectos de resolución o decisiones que le afectan, así como publicar comunicados y recibir comunicaciones por canales oficiales a través del secretario general de la ONU.

«Es un paso fundamental que no cierra ningún camino para el futuro –sigue diciendo monseñor Migliore–. La Santa Sede tiene los requisitos definidos por el Estatuto de la ONU para ser Estado miembro y, si en futuro quisiera serlo, esta resolución no le impediría pedirlo».

En la discusión y la aprobación de la resolución, Italia ha desempeñado el papel de «facilitador», es decir, ha trabajado para explicar a los Estados miembros el sentido de la propuesta.

La resolución era necesaria para aclarar mejor el papel de un «observador permanente», pues desde que Suiza ha pasado a ser Estados miembro de la ONU, la Santa Sede se ha convertido en el único Estado en esta condición.

La aprobación de la resolución reconoce al mismo tiempo el papel de guía moral que ha confirmado en los últimos años la Santa Sede en el escenario internacional, período en el que ha tomado posiciones decididas a favor de la paz y del diálogo entre civilizaciones y culturas, según aclara «Avvenire».

Actualmente la Santa Sede mantiene relaciones diplomática con 174 Estados. Además tiene representaciones instituciones de las Naciones Unidas y otros organismos internacionales.

Más información en http://www.holyseemission.org.

Share this Entry

ZENIT Staff

Apoye a ZENIT

Si este artículo le ha gustado puede apoyar a ZENIT con una donación

console.log("Prueba")