Los obispos aplauden la abolición de la pena de muerte en Filipinas

MANILA, miércoles, 7 junio 2006 (ZENIT.org).- La Conferencia Episcopal de Filipinas ha aplaudido el apoyo del Congreso filipino a una ley de abolición de la pena capital. Unos mil reclusos esperaban hasta ahora en el corredor de la muerte su ejecución.

Share this Entry

La medida ha sido aprobada por el Senado y la Cámara de Representantes. La ley debe ser ratificada y promulgada por la presidenta, Gloria Macapagal Arroyo.

La firma presidencial se producirá «con toda probabilidad» antes de que Arroyo emprenda a finales de junio un viaje de Estado al Vaticano y España, dijo a la agencia EFE el consejero político de la presidenta y responsable de las relaciones con el legislativo, Gabriel Claudio.

Todo el trámite parlamentario se va a acelerar al máximo para poder aprobar la ley antes de que el legislativo entre en receso el próximo viernes.

La propia presidenta pidió, el 31 de mayo, por escrito a los presidentes del Senado y de la Cámara de Representantes que aprobasen «urgentemente» sus respectivos proyectos de ley para abolir la pena de muerte, un castigo que considera inútil para evitar crímenes y que, perjudica a los pobres, que no pueden costearse buenos abogados.

Filipinas se convertirá en el cuarto país de la región del Sudeste Asiático-Pacífico, sólo con Australia, Nueva Zelanda y Timor Oriental, que no tendrá en su legislación la pena capital.

Share this Entry

ZENIT Staff

Apoye a ZENIT

Si este artículo le ha gustado puede apoyar a ZENIT con una donación