Adopción a homosexuales: Negada la exención a las agencias católicas británicas

Desacuerdo del cardenal que urge a un nuevo consenso

Share this Entry

LONDRES, martes, 30 enero 2007 (ZENIT.org).- A pesar de los llamamientos de los obispos y otros líderes religiosos en Gran Bretaña, el primer ministro afirmó que no habrá exención en las leyes contra la discriminación para las agencias católicas de adopción de niños.

El cardenal Cormac Murphy-O’Connor, presidente de la Conferencia Episcopal de Inglaterra y Gales, dijo en una declaración que está en profundo desacuerdo con esta decisión anunciada el 29 de enero.

La pasada semana, el cardenal señaló, en una carta enviada al primer ministro Tony Blair y miembros del Gabinete que las regulaciones de la orientación sexual propuestas exigirían a las agencias católicas «actuar contra los principios de la doctrina católica».

La Ley de Igualdad 2006, que entrará en vigor en abril después la aprobación en el Parlamento el mes próximo, prohíbe la discriminación en la provisión de bienes, beneficios y servicios en base a la orientación sexual, y exigiría a las agencias católicas considerar a las parejas homosexuales como potenciales padres adoptivos.

En lugar de una exención, que fue apoyada por los obispos de Escocia, la Iglesia Anglicana y el Consejo Musulmán de Gran Bretaña, el primer ministro dijo que la Iglesia tendría un periodo de gracia de 21 meses para implementar la ley.

El cardenal Murphy-O’Connor dijo este lunes: «Este debate ha alcanzado temas cruciales para el bien común de nuestra sociedad. Nosotros creemos que es una tarea urgente llegar a un nuevo consenso sobre cómo puede ser mejor protegido el papel público de las organizaciones religiosas y mantenidos sus derechos».

«Nosotros estamos, por supuesto en profundo desacuerdo con que no se haya concedido la exención a nuestras agencias en los terrenos del mantenimiento de la convicción y la conciencia religiosa».

«Nos proponemos tratar, en el próximo debate parlamentario, algunos de los temas fundamentales centrados en el bienestar del niño, cuyas necesidades deben siempre ponerse en primer lugar»

El cardenal añadió: «Hacemos notar y damos la bienvenida, sin embargo, al deseo expresado por el Gobierno de que la experiencia y el excelente trabajo de nuestras agencias no se pierda, especialmente para el beneficio de los niños necesitados».

«Apreciamos el período de dos años que se establecerá para hacer una evaluación independiente».

«Hacemos notar que uno de los propósitos será “asegurar que la valiosa competencia de las agencias de adopción confesionales para encontrar una familia con éxito a los niños más vulnerables, incluyendo los completos servicios de post-adopción, sea conservada y desarrollada”… Entendemos que las autoridades locales continuarán colaborando y financiando a las agencias católicas en su vital y sensible trabajo, durante este periodo».

El cardenal Murphy-O’Connor reiteró el deseo de los obispos de trabajar con el Gobierno: «Una parte importante de la tradición católica es trabajar constructivamente con el Gobierno en cooperación mutuamente respetuosa, en la que nosotros podamos actuar con confianza e integridad al servicio del bien común».

Share this Entry

ZENIT Staff

Apoye a ZENIT

Si este artículo le ha gustado puede apoyar a ZENIT con una donación