Descubrir la cercanía del Reino de Dios: propuesta a e-peregrinos de la JMJ

El encuentro del Papa con los jóvenes del mundo en Sydney

Share this Entry

SYDNEY, miércoles, 23 enero 2008 (ZENIT.org ).- Dios entra activamente en la historia de una forma totalmente nueva con Jesús, cuya acción y presencia inaugura el «Reino de Dios»: se invita a vivir esta realidad a todos los jóvenes que ya peregrinan «virtualmente» hacia Sydney (Australia), diócesis anfitriona de la Jornada Mundial de la Juventud 2008 (JMJ).

El obispo coordinador de la JMJ lanza la edición de enero de e-PEREGRINACIÓN> («e-PILGRIMAGE>») con la pregunta de los discípulos a Jesús: «Señor, ¿es en este momento cuando vas a restablecer el Reino de Israel?» (Hch 1,6).

Y aprovecha su «Mensaje de esperanza» para explicar a los jóvenes la gratitud que es debida al pueblo de Israel, del que formaba parte Jesús, igual que su Madre y sus primeros discípulos.

Durante el tiempo de Jesús el pueblo de Israel había pasado ya por bastantes padecimientos, causado por exilios o por la opresión en manos de poderes que habían reinado sobre él, el pueblo elegido de Dios, apunta monseñor Anthony Fisher.

El pueblo de Israel anhelaba la llegada del Mesías, el elegido de Dios que le liberaría, restablecería Israel y traería el Reino de Dios.

«Por esto –añade el prelado– los apóstoles, después de la muerte y resurrección de Jesús, justo antes de su Ascensión, le preguntaron: «¿Es en este momento cuando vas a restablecer el Reino de Israel?».

Los discípulos no habían comprendido a qué Reino se refirió Jesús tantas veces, y así ocurre también -advierte monseñor Fisher- con muchos jóvenes y adultos, que se desentienden del mensaje que no es de su agrado.

Necesitaban «que el Espíritu inundara sus corazones para entender las enseñanzas de Cristo» –constata–; «la pregunta de los apóstoles es similar a nuestra actitud cuando pedimos al Señor que nos arregle situaciones al instante», por ejemplo, «problemas políticos y sociales a nuestro alrededor».

Pero Su Reino «no es de este mundo»: «Jesús lo deja claro en la Última Cena, igual que en otras ocasiones, al decir que su Reino es uno en el que los gobernantes se convertirían en siervos», puntualiza el obispo Fisher.

Y se apoya en la explicación de Joseph Ratzinger-Benedicto XVI tomando su libro «Jesús de Nazaret», en el que se lee que el Reino de Dios está cerca, porque es el mismo Jesús; Su presencia inaugura el Reino de Dios.

En esas páginas se muestra que, a través de la acción y de la presencia de Jesús, Dios entra activamente en la historia de una forma totalmente nueva.

«Todos sus seguidores, todos aquellos que le abren sus mentes y sus corazones y permiten que Él viva en sus vidas, son el nuevo pueblo de Israel, la Iglesia, cooperando a traernos el Reino de Dios siendo otros Cristo en el mundo», enseña monseñor Fisher.

En este camino contamos con la comprensión y la paciencia del Señor, que responde a nuestra ceguera -anima el prelado- con su promesa: «…recibiréis la fuerza del Espíritu Santo, que descenderá sobre vosotros, y seréis mis testigos» (Hch 1,8). Éste es el lema de la próxima Jornada Mundial de la Juventud.

Para la gran convocatoria, cristianos de todas las denominaciones, judíos y musulmanes han ofrecido sus instalaciones y su asistencia «como don simbólico de la búsqueda conjunta de la voluntad de Dios -confirma el obispo australiano–, por la paz en la tierra, por el amor a Dios y al prójimo», porque «somos todos «hijos de Abraham»».

Cierra su mensaje invitando al agradecimiento hacia «el pueblo e Israel, nuestros hermanos mayores, pues a través de ellos nos llegó la salvación» «y gracias a ellos hemos recibido la misión de evangelizar el mundo».

 

El «Nuevo Israel»

En «Fundamentos de fe», «e-PILGRIMAGE>» profundiza en esta realidad. «Dios se revela a sí mismo en una forma única al pueblo de Israel, su pueblo Elegido -aclara a los jóvenes–. Para los judíos, el mismo Dios se reveló como uno, solo y verdadero Dios creador y también como su Padre».

«Los cristianos creen que Dios realizó el cumplimiento de su promesa a Israel al entrar Él mismo en la historia a través del poder del Espíritu Santo como hijo de Israel –apunta–. Jesús, el Hijo muy amado de Dios, fue el pastor anunciado por los profetas».

«Un Nuevo Israel se constituyó con los judíos que aceptaron a Jesús como el Señor -recuerda– y fueron los primeros creyentes quienes formaron la Iglesia en Pentecostés como las doce tribus nuevas, guiadas por los doce apóstoles. Esta Iglesia extendería la salvación de Dios en Cristo hacia toda las naciones».

Un extracto de «Nostra Aetate» –«Declaración sobre la relación de la Iglesia con las religiones no cristianas», de Pablo VI–, propuesto en la sección «Escritos inspirados», habla de la religión judía.

El documento pontificio recuerda que «la Iglesia de Cristo reconoce que los comienzos de su fe y de su elección se encuentran ya en los Patriarcas, en Moisés y los Profetas, conforme al misterio salvífico de Dios».

«Reconoce que todos los cristianos, hijos de Abraham según la fe, están incluidos en la vocación del mismo Patriarca y que la salvación de la Iglesia está místicamente prefigurada en la salida del pueblo elegido de la tierra de esclavitud», prosigue.

De ahí que la Iglesia, como escribió Pablo VI, «no puede olvidar que ha recibido la Revelación del Antiguo Testamento por medio de aquel pueblo, con quien Dios, por su inefable misericordia se dignó establecer la Antigua Alianza, ni puede olvidar que se nutre de la raíz del buen olivo en que se han injertado las ramas del olivo silvestre que son los gentiles».

Y Apóstol de estos es San Pablo, judío, a quien se reveló Jesús, cuya palabra hizo llegar a cuantos pudo. La figura del gran evangelizador se acerca a los jóvenes de todo el mundo en el boletín, un nuevo insturmento de preparación para la JMJ.

En el enlace http://www.wyd2008.org/index.php/es/pilgrims_registration/epilgrimage se puede descargar íntegramente en formato pdf.

Más información e inscripciones a la JMJ en la web oficial plurilingüe www.wyd2008.org.

Por Marta Lago

Share this Entry

ZENIT Staff

Apoye a ZENIT

Si este artículo le ha gustado puede apoyar a ZENIT con una donación

console.log("Prueba")