El obispo de Ratisbona, doctor honoris causa por la Universidad Católica de Perú

Por su “fecundo aporte al desarrollo de los estudios teológicos contemporáneos”

Share this Entry

LIMA, lunes, 1 diciembre 2008 (ZENIT.org).- El 28 de noviembre en el Auditorio de Humanidades, monseñor Gerhard Ludwig Müller, obispo de Ratisbona, Alemania, y uno de los teólogos más prestigiosos de Europa, fue distinguido como doctor honoris causa de la Universidad Católica de Perú (PUCP) en reconocimiento a su ejemplar y fecundo aporte al desarrollo de los estudios teológicos contemporáneos.

Según informa a ZENIT Carlos Castillo Mattasoglio, de la PUCP, a la ceremonia asistieron monseñor Miguel Cabrejos Vidarte ofm, presidente de la Conferencia Episcopal Peruana y arzobispo de Trujillo; monseñor Salvador Piñeiro, obispo castrense de Perú y el padre Gustavo Gutiérrez, quien vino especialmente desde Estados Unidos.

El secretario general, René Ortiz, leyó la resolución del Consejo Universitario donde se expresa el nombramiento de monseñor Müller. Posteriormente, Salomón Lerner, rector emérito y presidente ejecutivo del Instituto de Democracia y Derechos Humanos de la PUCP, fue el encargado de dar el discurso de orden.

«Hoy la Universidad Católica incorpora como miembro honorario de su claustro a quien ha cultivado de modo tan encomiable el diálogo entre la razón y la fe. Monseñor Müller es uno de los grandes teólogos de la actualidad que ha tenido y tiene una gran sensibilidad para conocer la causa de los pobres. En esa línea, y de la mano de nuestro querido padre Gustavo Gutiérrez, pudo conocer profundamente las ideas de la teología de la liberación», afirmó Lerner.

En otro momento, Lerner mencionó que la gran calidad académica de monseñor Müller ha merecido que el Papa Benedicto XVI le haya encargado la recopilación de toda su obra teológica.

El rector en funciones y vicerrector académico Marcial Rubio Correa le entregó a monseñor Müller la medalla que lo distingue como doctor honoris causa y el pliego recordatorio con la resolución del Consejo Universitario.

En su discurso de agradecimiento, monseñor Müller destacó la figura del padre Gustavo Gutiérrez, a quien rindió un homenaje ya que él -dijo- es el principal exponente de la teología de la liberación en Latinoamérica.

También habló sobre la crisis económica actual: «No han sido las aparentemente todopoderosas fuerzas del mercado, sino la mera codicia de hombres concretos, las que han provocado la actual crisis financiera mundial, cuyas consecuencias tienen que pagar una vez más los pobres y los más pobres de los pobres, con su vida, su salud, con su muerte prematura y todas las perspectivas perdidas, previstas por Dios para ellos».

Al término de estas palabras, el sentir y el afecto de la comunidad universitaria hacia monseñor Müller se expresó en un prolongado aplauso de todos los asistentes.

Al término de la ceremonia, los obispos Cabrejos y Piñeiro y el padre Gustavo Gutiérrez hablaron sobre este reconocimiento.

»La Universidad Católica ha realizado un reconocimiento excelente y extraordinario a monseñor Müller, quien no sólo es muy conocido en el mundo teológico de Europa, sino porque él -como lo ha dicho hoy- ha estado muchos años en el Perú. Sus visitas a nuestro país le han permitido conocer el desarrollo de nuestro pensamiento teológico, el mismo que se ha reafirmado desde su experiencia con los más pobres. De su discurso me gustó mucho que mencionara que el capitalismo se ha deshumanizado a causa de la codicia de las personas. Monseñor Müller nos ha recordado que no se puede hablar de Dios sin pensar en el rostro sufriente del ser humano», dijo monseñor Cabrejos.



A su turno, monseñor Piñeiro también reconoció las grandes cualidades humanas y académicas de monseñor Müller.

«Hemos sido testigos de un homenaje a un gran pensador que ama mucho al Perú. De otro lado, venir a la Universidad Católica significa para mí encontrar ese mundo de reflexión, ese querer que la cultura esté inspirada en la ley de Jesús y en el Evangelio. El discurso de monseñor Müller nos ha mostrado cómo tenemos que buscar los caminos de la paz, respetando la dignidad del hombre y escuchando a ese Jesús que nos ha dado la libertad y la salvación».

Finalmente, el padre Gustavo Gutiérrez se mostró muy emocionado. «Yo creo que ha sido un momento notable en la vida de la Universidad, por la calidad personal de a quién se le daba esta distinción: un teólogo de primer nivel y gran conocedor de América Latina y muy concretamente del Perú. El aplauso impresionante que ha recibido es una alegría muy grande para nosotros en la Universidad Católica».

Para más información: http://www.pucp.edu.pe/content/index.php

Share this Entry

ZENIT Staff

Apoye a ZENIT

Si este artículo le ha gustado puede apoyar a ZENIT con una donación