Benedicto XVI encomienda los enfermos a María

En vísperas de la Jornada Mundial del Enfermo

Share this Entry

CIUDAD DEL VATICANO, miércoles 10 de febrero de 2010 (ZENIT.org).- En la víspera de la Jornada Mundial del Enfermo, que se celebra el 11 de febrero, memoria litúrgica de la Virgen de Lourdes, Benedicto XVI encomendó a la Madre de Cristo a los enfermos del mundo.

Al despedirse de los peregrinos presentes en el Aula Pablo VI al final de la audiencia del miércoles, el pontífice puso en manos de la ternura maternal de María a todos los que viven momentos de sufrimiento en su propio cuerpo, y a quienes les asisten.

«Encomendamos a la Virgen todos los enfermos y a quienes les ofrecen alivio en el sufrimiento», afirmó en su saludo a los peregrinos polacos.

«Que nuestros hermanos que llevan la cruz de la enfermedad y del sufrimiento encuentren el consuelo en la Cruz de Cristo», añadió, asegurándoles que reza por ellos.

El Papa luego se dirigió, como es costumbre en él, a los jóvenes, a los enfermos y a los recién casados.

«Que María Inmaculada os ayude, queridos jóvenes, a manteneros siempre fieles en el compromiso de seguir a Cristo», afirmó.

«Que dirija su mirada llena de amor y de ternura a vosotros, queridos enfermos, y os apoye para soportar con serenidad vuestra cruz, en unión a la de Cristo», añadió.

«Que os ilumine, queridos recién casados, en el camino familiar que acabáis de comenzar, y lo llene de bien y lo abra a la vida, don del Señor», concluyó.

Share this Entry

ZENIT Staff

Apoye a ZENIT

Si este artículo le ha gustado puede apoyar a ZENIT con una donación

console.log("Prueba")