Indiferencia occidental ante la violencia contra los cristianos

Denuncia el portavoz vaticano

Share this Entry

CIUDADAD DEL VATICANO, domingo, 28 de febrero de 2010 (ZENIT.org).- El portavoz de la Santa Sede denuncia por una parte la persecución que muchas comunidades cristianas sufren en países como Irak, India, Pakistán o en otras zonas de África, en su condición de minoría; y al mismo tiempo constata cómo en Occidente, donde son mayoría, algunos hacen todo lo posible para acabar con su presencia.

El padre Federico Lombardi S.I., director de la Oficina de Información de la Santa Sede, ha presentado este análisis en el editorial de la última edición de «Octava Dies», semanario del Centro Televisivo Vaticano, del que también es director.

«De nuevo, en estos días, se ha encendido la violencia contra los cristianos –comienza informando–. Hace algún tiempo, tuve en mis manos panfletos con amenazas terribles que eran distribuidos sistemáticamente en Mosul, Irak, en las casas particulares de los cristianos invitándolos a dejar la ciudad».

«Los recientes y brutales homicidios confirman la misma estrategia sistemática contra la cual, las autoridades parecieran no ser capaces de aportar soluciones eficaces. ¿Cómo podrán sobrevivir las comunidades cristianas en estas condiciones?», se pregunta el portavoz vaticano.

«Sin embargo, son comunidades autóctonas, perfectamente integradas en la cultura y en la historia local, de la cual constituyen un componente vital. No es odio contra el occidente o el extranjero, sino contra la comunidad cristiana».

El director de la Oficina de Información de la Santa Sede aclara que si bien Irak es hoy el caso más actual, «en algunas regiones de la India las violaciones continúan, al igual que en Pakistán y otros países de Asia y África. El fundamentalismo religioso genera odio y violencia, y las minorías religiosas – considerando que el cristianismo es una minoría en muchas partes del mundo – son los que pagan el precio».

«Con frecuencia se hacen llamamientos a la comunidad internacional para que se movilice. Pero en el panorama actual del mundo occidental muchas fuerzas están trabajando para contestar o acabar con la presencia cristiana y su influencia en las áreas en las áreas donde es, o era, mayoritaria», denuncia el portavoz vaticano.

«¿Es realista esperar una convencida defensa de su parte, allí donde es minoritaria y no cuenta mucho desde el punto de vista de los intereses políticos o económicos? Los cristianos -conocedores del destino de su Maestro- no pueden asombrarse por ser perseguidos, pero la justicia y el derecho deberían valer en todas partes, también para ellos».

 

Share this Entry

ZENIT Staff

Apoye a ZENIT

Si este artículo le ha gustado puede apoyar a ZENIT con una donación