Continúa el diálogo entre católicos y ortodoxos sobre el primado del Papa

Celebrada la asamblea plenaria de la Comisión mixta en Viena

Share this Entry

VIENA, miércoles 29 septiembre 2010 (ZENIT.org).-  Una de las cuestiones centrales que provocaron hace casi mil años el cisma entre las Iglesias Ortodoxas y Roma, el primado del Papa, se ha convertido en el centro de la fase actual del diálogo teológico entre católicos y ortodoxos en búsqueda de la unidad plena.

«El papel del obispo de Roma en la comunión de la Iglesia en el primer milenio» fue precisamente el argumento de la duodécima sesión plenaria de la Comisión mixta internacional para el diálogo entre la Iglesia ortodoxa y la Iglesia católica, celebrada en Viena, del 20 al 27 de septiembre.

La reunión continuó trabajando en la redacción de un documento conjunto, que ya había comenzado a elaborarse en 2009, durante la asamblea plenaria del año pasado, celebrada en Pafos, Chipre.

«En esta fase –revela el comunicado conjunto emitido por los representantes católicos y ortodoxos al final del encuentro–, la Comisión está discutiendo este texto como un documento de trabajo y se decidió que el texto debería ser ulteriormente revisado. Se decidió asimismo formar una subcomisión para comenzar a considerar los aspectos teológicos y eclesiológicos del primado en su relación con la sinodalidad».

La Comisión de ortodoxos y católicos sabía perfectamente, en 2007, cuando decidió afrontar la cuestión del primado del obispo de Roma en sus reuniones, que no resolvería en pocos meses o años la cuestión más decisiva del gran cisma de Oriente que desgajó el cristianismo en 1054. Y la reunión de Viena ha mostrado que, si bien el camino todavía es largo, la voluntad de avanzar en él se da por parte de católicos y ortodoxos, lo cual ha sido visto ya como algo importante.

El 24 de septiembre concedieron una rueda de prensa los dos co-presidentes, por parte católica, el arzobispo Kurt Koch, nuevo presidente del Consejo Pontificio para la Unidad de los Cristianos, y por parte ortodoxa el metropolitano Juan Zizioulas de Pérgamo.

Éste último constató que «en estos momentos no hay nubes de desconfianza entre nuestras dos iglesias. Nuestros predecesores, y en especial los responsables de ambas iglesias, tanto por parte católica como ortodoxa, han preparado el camino para una discusión amigable y fraterna. Les tengo que asegurar que este espíritu ha prevalecido en nuestras discusiones».

«Y por ello -añadió el representante ortodoxo– deseo asegurar que si seguimos así, Dios encontrará el camino para superar las dificultades que permanecen, y llevar a la plena comunión a nuestras dos iglesias –las iglesias más antiguas, iglesias que comparten el mismo pasado ecuménico, las mismas tradiciones, el mismo sentido de la Iglesia–«.

El arzobispo Koch, tocando la cuestión del primado del obispo de Roma, recordó que Joseph Ratzinger ya había afirmado en un famosa conferencia, pronunciada en Graz, en 1976, que «no podemos esperar más de la Ortodoxia de lo que se vivía en el primer milenio».

«Por tanto, la discusión fundamental es sobre cómo estas iglesias vivían en el primer milenio y cómo podemos encontrar un nuevo camino común hoy. Esta discusión necesita espacios de libertad y paciencia».

«Sé que algunas personas pueden estar impacientes, pero la paciencia es una expresión del amor», aseguró el prelado suizo. «La gente sabe por experiencia personal lo que significa el que dos personas se separen en un matrimonio. Y nosotros llevamos mil años de separación. Debemos y queremos emprender nuevos caminos, pues Jesús nos dio la misión de vivir juntos».

En la homilía, que el cardenal Christoph Schönborn, arzobispo de Viena, dirigió en la catedral de esa ciudad durante la eucaristía celebrada por los miembros católicos, en presencia de los ortodoxos, explicó que «tenemos y necesitamos un primado en el sentido canónico, pero por encima está el primado de la caridad. Todas las disposiciones canónicas en la Iglesia sirven a este primado del amor (ágape)».

El comunicado final conjunto puede leerse en la página web de ZENIT:

http://www.zenit.org/article-36727?l=spanish

Por Jesús Colina

Share this Entry

ZENIT Staff

Apoye a ZENIT

Si este artículo le ha gustado puede apoyar a ZENIT con una donación