Argentina: Ante problemas sociales, reconocer a Dios y los valores morales

Llamamiento de los obispos en las proximidades de la Navidad

Print Friendly, PDF & Email
Share this Entry

BUENOS AIRES, miércoles 15 de diciembre de 2010 (ZENIT.org).- Reconocer a Dios es la garantía y la base de la sociedad y los valores morales, el fundamento de la convivencia social.

Lo recordaron los obispos de la Comisión Permanente de la Conferencia Episcopal Argentina en un mensaje publicado este martes en Buenos Aires ante las próximas fiestas navideñas, tras celebrar su 157ª reunión.

Los obispos reconocieron que “los acontecimientos de estos últimos días han puesto en los corazones de millones de argentinos la evidencia de serios problemas que manifiestan signos de fragmentación social”.

En concreto, se refirieron a la persistencia de la pobreza e inequidad, la dificultad para el diálogo, la violencia y la agresión y el desprecio a los migrantes.

“Esta situación -advirtieron- se presta a diversas manipulaciones que hieren en lo profundo la dignidad humana y acrecientan aún más la injusticia”.

Los prelados constataron el drama de la falta de una vivienda digna, así como la situación de comunidades aborígenes y campesinas que son desplazadas de sus lugares de trabajo y subsistencia, y terminan engrosando los cordones de pobreza de varias ciudades.

Como respuesta, indicaron que “el reconocimiento de Dios, como lo hicieron nuestros Constituyentes, es la garantía y la base sobre la que se construye nuestra sociedad; la invocación a Dios como Padre nos ayuda a respetarnos y amarnos como hermanos”.

Los obispos también invitaron a reafirmar “el derecho primario a la vida, como a la integridad física y moral de toda persona”.

“Trabajemos por la dignidad humana, para erradicar la pobreza y promover el desarrollo integral”, pidieron.

Y añadieron: “Renovemos el compromiso por el bien común y el fortalecimiento del Estado y las Instituciones de la República”.

En su mensaje, los obispos reiteraron que “sólo el diálogo sincero es el camino que nos aleja del enfrentamiento y la violencia”.

Los obispos se refirieron a la Navidad como a un “tiempo de paz y esperanza para nuestro pueblo” y quisieron recordar que “Dios, en Jesús de Nazaret, se hizo uno de nosotros y eligió el camino de la pequeñez y la pobreza”.

El mensaje concluye con una invitación para que “en la Navidad del Bicentenario recemos al Niño Jesús que nació en una familia pobre y sin lugar entre las casas de Belén”.

Print Friendly, PDF & Email
Share this Entry

ZENIT Staff

Apoye a ZENIT

Si este artículo le ha gustado puede apoyar a ZENIT con una donación