Música sacra: lenguaje fuerte e inmediato particularmente para los jóvenes

Presentado un ciclo de música sacra en las basílicas romanas

Share this Entry

ROMA, lunes 4 de abril de 2011 (ZENIT.org).- La música sacra tiene “un lenguaje universal pero sobre todo fuerte en una sociedad de consumo y del bienestar”. Y es un componente esencial de la liturgia que estamos redescubriendo y que llega particularmente a los jóvenes que tienen un lenguaje más inmediato”.

Así habló a ZENIT, monseñor Liberio Andreatta en la presentación en el Palacio Maffei del festival “In signo Domini-Musica Sacra en las Basílicas romanas” promovido por la Academia Musical Europea. 

El evento se desarrollará en los últimos tres miércoles de abril, el 13, 20 y el 27, acompañando al espectador en el camino de espiritualidad que es la Pascua y se inserta en el marco de las manifestaciones por la beatificación de Juan Pablo II, siendo monseñor Andreatta el comisario extraordinario.

En declaraciones a ZENIT monseñor Andreatta consideró que “el hombre ha llegado a una situación de desilusión, de vacío, de soledad, en la cual se encuentra terriblemente desilusionado. Ha perdido todos los puntos de referencia” y en esta situación creo que “la música sacra es el instrumento y el lenguaje que se los hace encontrar de nuevo. Esta nostalgia que todo hombre tiene sobre su origen y su destino es la nostalgia de Dios”.

Monseñor Andreatta, docente universitario, recordó que “los símbolos son el lenguaje primordial: el beso, el abrazo, la mirada si tienen contenidos verdaderos entonces tienen un sentido. Si el beso está relacionado con un contenido de amor, tiene sentido, pero recordemos que con un beso traicionó Judas, por tanto se puede utilizar también de manera contraria a su valor”.

El Vicepresidente de la ORP añadió: “Debemos redescubrir la semántica de los signos y de los lenguajes que están en el interior del hombre y cuando se trata de los jóvenes, estos tiene una capacidad instintiva inmediata porque no están corrompidos todavía o contaminados por la que es la experiencia de la vida que por desgracia, consigue no darle sentido al sentido del lenguaje”.

El prelado recordó que “la música es un componente esencial de la liturgia. Basta pensar en David con la cítara. En el Antiguo Testamento, ante el sancta sanctorum estaba la música sacra. Era la expresión profunda de un lenguaje que no era tan humano como divino”.

También lamentó que ahora en las iglesias donde se ha quitado la música sacra, se ha quitado también algo al lenguaje divino de la liturgia precisando que hay interpretaciones equivocadas del Concilio Vaticano II que han dado a la celebración litúrgica un aspecto de asamblea perdiendo el sentido de que Cristo es el celebrante. “Una asamblea sin Cristo no tiene sentido” dijo.

Lamentó que tantas veces se ha dado paso a “los cantos con una música hecha con guitarras, improvisadas que eran más fruto de la modernidad del tiempo que no de la tradición profunda de la Iglesia que después de milenios tiene un patrimonio que se dilapida de esta manera”.

“Incluso en las procesiones -dijo- hemos eliminado los signos que exteriormente no nos decían nada porque hemos perdido interiormente el significado y el sentido de estos lenguajes”. Y concluyó recordando que gracias a Dios con Benedicto XVI estamos redescubriendo este camino que de alguna manera habíamos perdido” y espera “que en cualquier modo los sacerdotes jóvenes y en las generaciones futuras se reconstruya este patrimonio extraordinario”, invitando también a los párrocos a “redescubrir la música sacra de nuestros antiguos, especialmente el gregoriano”.

Los conciertos en la presentación, son en honor de “Benedicto XVI, una Papa particularmente amado que ha descubierto el velo del dolor y esto lo ha llevado a ser particularmente amado” indicó monseñor Andreatta que recordó “como dos de estarán en la basílica de San Juan de Letrán, lugar simbólico de la cristiandad romana”. El del 20 de abril sin embargo será en la basílica de SS. XII apóstoles.

Este concierto nace de la colaboración con la Academia Musical Europea, que organiza un concurso internacional anual sobre música sacra y la Agencia Artística A Voce Solal, el comisario es precisamente monseñor Andreatta.

Presentes en la presentación la directora artística de TV200, Marina Pizze, y la directora artística del evento Daniela de Marco y el padre Mario Peruzzo, párroco de los Santos XII apóstoles.

El programa con los horarios y los días de los eventos a los que han sido particularmente invitados los jóvenes están en www.accademiamusicaleeuropea.org.

Share this Entry

ZENIT Staff

Apoye a ZENIT

Si este artículo le ha gustado puede apoyar a ZENIT con una donación