México: Evangelizar a los laicos para evangelizar con los laicos

Miles de familias convocadas por los misioneros servidores de la Palabra

Share this Entry

CIUDAD DE MÉXICO, jueves 14 de abril de 2011 (ZENIT.org).- El 1 de mayo se reunirán miles de padres y madres de familia de México para reflexionar sobre los valores que está  perdiendo este país norteamericano. Los misioneros servidores de la Palabra fundados por el padre Luis Butera organizan este encuentro.

Los servidores de la Palabra – informa a ZENIT el presbítero Modesto Lule, de este Instituto- son una familia espiritual nacida para la preparación y envío de laicos y religiosos misioneros. Su carisma fundante es «evangelizar –con la Biblia en la mano- a los laicos para evangelizar con los laicos».

Sus espacios mediáticos pretenden, según el fundador del Instituto misionero, sembrar los valores que brotan del Evangelio en las células de la sociedad, en este caso las familias. “Se ha perdido de vista a Dios y por eso crece la maldad en nuestro país”, afirmaba.

“Conocer a Dios, es ser sensibles a las necesidades de los que sufren, pero cuando no conocemos a Dios lo único que buscamos es colmar nuestro egoísmo. Esto puede llevar al hombre hasta el límite, incluso aniquilar a un ser humano”, decía el fundador.

El evento llamado «Veinte mil padres de familia con Cristo» se celebrará en el centro nacional Cristo Misionero, Cuatitlán Izcalli, que tiene capacidad para más de treinta mil personas.

El fundador, Luis Butera Vullo, nació en Marianópoli, Italia, el 22 de mayo de 1932. A fines de 1945 ingresó en el seminario de Caltanisetta. En 1956, ingresó en el Instituto de los Misioneros del Sagrado Corazón de Jesús (combonianos). Fue ordenado sacerdote en Milán, en 1960.

En 1963 llegó a México, y posteriormente fue enviado a las misiones de Baja California Sur. Tras siete años, sus superiores lo enviaron a visitar las misiones de África durante 45 días.

De regreso a México, fue nombrado secretario provincial de la Animación Misional y director de la revista Esquila Misional. En 1978, dio vida al centro comboniano de evangelización, que inició produciendo casettes, libros y folletos de evangelización.

Este centro despertó un fuerte deseo de evangelización en muchos jóvenes y adultos, y el padre Luis comenzó a organizar un movimiento de laicos. En 1981, los superiores le aconsejaron llevar adelante este apostolado con los jóvenes bajo la responsabilidad de un obispo. El movimiento laical iniciado fue tomando consistencia en la diócesis de Cuautitlán-Izcalli, en el estado de México.

Queriendo dar un nombre al movimiento laical, centró su atención en el texto de Lc 1, 2: «…tal como nos las han transmitido los que desde el principio fueron testigos oculares y servidores de la Palabra…».

Algunos jóvenes del movimiento, que llevaban más de tres años evangelizando, expresaron su deseo de entregarse a la evangelización de por vida y de manera más radical. El padre Butera consideró las posibilidades y, en 1984, el obispo de Cuautitlán Manuel Samaniego, los erigió como asociación pública clerical. En 1990, se adoptó oficialmente la forma religiosa.

Hoy las comunidades de esta familia espiritual son institutos religiosos de derecho pontificio y existe un movimiento que participa de su espiritualidad.  

Share this Entry

ZENIT Staff

Apoye a ZENIT

Si este artículo le ha gustado puede apoyar a ZENIT con una donación