Portugal: el renacimiento social depende del espiritual y moral

El obispo de Leiría-Fátima preside la peregrinación al Santuario

Share this Entry

FATIMA, viernes 15 de abril de 2011 (ZENIT.org).- Para el obispo de Leiría-Fátima, monseñor Antonio Marto, el renacimiento social necesario en Portugal hoy depende del renacimiento espiritual y moral.

El prelado ha presidido este fin de semana la peregrinación de la Iglesia local al Santuario de Fátima, “corazón espiritual de la diócesis”.

Según lo publicado por la Oficina de Comunicaciones del Santuario, en su homilía, aludiendo a la crisis que se vive en Portugal y basándose en la Liturgia de la Palabra del domingo, monseñor Marto hizo un llamamiento a una nueva cultura política.

“El Señor nos dirige hoy esta palabra como hizo con Lázaro, en este momento de gravísima crisis que Portugal está atravesando. Lázaro, ¡Vive y ven a mí!”, dijo.

“Estamos convencidos de que no habrá un verdadero renacimiento social sin un renacimiento espiritual y moral de todos nosotros y de nuestra sociedad”, indicó.

Es necesario, en primer lugar, conducir “una vida más sobria, renunciando a un consumismo superfluo; una vida más rigurosa, que renuncie a la ilusión de pensar que todo sea fácil; una vida con más responsabilidades personales y sociales, renunciando a la ola engañosa de irresponsabilidades que se ha propagado en nuestra sociedad”.

Monseñor Marto pidió también una nueva realidad en el país. “No habrá renacimiento social sin una nueva cultura política, que se base en los valores de la verdad, la honestidad -que aleje todo tipo de corrupción, honestidad de conciencia y de costumbres- y de la transparencia que no esconde la verdad de la situación a su pueblo”.

“No habrá renacimiento social sin una nueva cultura política que sea capaz de superar los particularismos de los intereses, de los juegos de poder y de los privilegios de las partes y de vencer la obsesión irracional y casi demencial de culparse los unos a los otros, que no sirve al bien de los ciudadanos, sobre todo de los más pobres y no ayuda a construir un clima social de confianza”.

Para esto, concluyó el obispo, es necesaria una nueva cultura política para encontrar “caminos de diálogo, de colaboración y de consenso”, y son necesarias nuevas directrices “que nos permitan salir de la crisis de emergencia económica y social en la que estamos inmersos”.

Share this Entry

ZENIT Staff

Apoye a ZENIT

Si este artículo le ha gustado puede apoyar a ZENIT con una donación

console.log("Prueba")