La justicia italiana reconoce el compromiso del banco vaticano

Revoca el bloqueo de fondos del IOR

Share this Entry

CIUDAD DEL VATICANO, miércoles, 1 de junio de 2011 (ZENIT.org).- El así llamado banco del Vaticano, el Instituto para las Obras de Religión (IOR), ha dado ejemplo de buena conducta motivo por el cual la Fiscalía de Roma ha levantado el secuestro de 23 millones de euros congelados desde el pasado mes de septiembre.

La decisión ha sido apreciada por el Vaticano, que en una declaración de su portavoz ha confirmado el compromiso “para adherir plenamente a los estándares internacionales de prevención y lucha contra las actividades ilegales en el campo financiero”.

El procurador adjunto de la Fiscalía de Roma, Nello Rossi, y el fiscal Stefano Rocco Fava han acogido la petición presentada el 20 de mayo por la defensa, constatando que en los últimos cinco meses “se han verificado cambios relevantes a nivel normativo e institucional que han reorganizado el contexto en el que hay que juzgar las razones planteadas por el decreto de secuestro preventivo de los 23 millones de euros”.

Se refiere a las nuevas normas financieras con las que el Vaticano se ha adaptado a los nuevos estándares europeos, la “Ley sobre la prevención y lucha contra el blanqueo de dinero procedente de actividades criminales y de la financiación del terrorismo”, emanada el 30 de diciembre, en vigor desde el 1 de abril, y de la creación de la Autoridad de Información Financiera, que tiene tareas de prevención y lucha contra el blanqueo de dinero, así como de intercambio de información con análogas autoridades de otros estados.

El secuestro de esta cantidad de dinero tuvo lugar en septiembre de 2010. El 15 de ese mes, la Unidad de Información Financiera del Banco Central de Italia bloqueó la transferencia de 20 millones de euros destinados al instituto de crédito alemán J.P. Morgan Frankfurt y de otros 3 millones destinados al Banco italiano del Fucino.

Según las investigaciones, el IOR no había presentado todavía la información necesaria acerca de estas dos transferencias, por lo que podría haber incurrido en un delito de blanqueo de dinero. Según las normas europeas (el banco vaticano no forma parte de los bancos europeos), en la trasferencia faltaba indicar “los datos generales del sujeto en nombre del que se ejecuta la operación” y “el motivo y la naturaleza” de la trasferencia.

Por este motivo, el 21 de septiembre se supo que se había abierto una investigación de los directores del IOR. Ahora, que se han desbloqueado, los 23 millones serán depositados en el mismo lugar, antes de que se realizara la trasferencia.

El padre Federico Lombardi S.I., director de la Oficina de Información de la Santa Sede, en un comentario a Radio Vaticano ha explicado que la Santa Sede aprecia la revocación del secuestro de los fondos del IOR, “pues confirma la rectitud con la que quiere operar el IOR y la seriedad del compromiso con el que la Santa Sede, sumándose plenamente a los estándares internacionales para la prevención y lucha de las actividades ilegales en el campo financiero, ha constituido entre otras cosas la Autoridad de Información Financiera, dotándola de una profesionalidad cualificada, y de un poder adecuado para continuar con decisión y coherencia el proceso emprendido”.

Share this Entry

ZENIT Staff

Apoye a ZENIT

Si este artículo le ha gustado puede apoyar a ZENIT con una donación

console.log("Prueba")