60 peces de colores para el Papa, regalo de los niños de don Orione

ROMA, miércoles 22 de junio de 2011 (ZENIT.org).- Al final de la Audiencia general de este miércoles algunos niños, en nombre de la Congregación fundada por don Orione, Piccola Opera della Divina Provvidenza (Pequeña Obra de la Divina Providencia), regalaron a Benedicto XVI 60 peces de colores, en ocasión de su 60º aniversario de sacerdocio.

Share this Entry

Poco antes, recordando a los grupos presentes en la Audiencia general, el Pontífice saludó “con afecto a la peregrinación de la Congregación Orionina proveniente de Tortona y de Roma, con la esperanza de que este encuentro sea para todos estímulo y valentía para ser, cada vez más, signos elocuentes del amor de Dios y misioneros de su paz”.

Al Papa, dijo el padre Flavio Peloso, Superior general de los Orioninos, “he llevado el saludo de toda la Congregación. Y he renovado nuestro compromiso especial de fidelidad al Sucesor de Pedro, fuertemente deseado por el mismo don Orione. Los pequeños orioninos, niños y niñas conectados a través de la amistad en todo el mundo, han dado al Pontífice, como signo de gran alegría, 60 pececillos de colores, los niños saben bien que Pedro, el primer amigo de Jesús, era un pescador que fue sorprendido cuando, lanzando las redes en obediencia a Jesús, se llenaron de muchísimos peces”.

En la plaza de San Pedro esta presente también una gran representación de la ciudad de Tortona, junto a su alcalde, que vinieron para hermanarse con Roma, en el octogésimo aniversario del Santuario Votivo de la Guardia, construido por Son Orione en Tortona. El padre Peloso agradeció al Papa por la visita del 24 de junio de 2010 en el que bendijo a la Madonnina di Monte Mario en Roma.

El jueves 23 de junio, sin embargo, a las 11 en el Centro don Orione de Vía della Camillucia, 120, el embajador israelí en la Santa Sede, Mordechay Lewy, consignará el reconocimiento de “Justo entre las Naciones” a la memoria del padre Gaetano Piccinini (1904 – 1972).

Huérfano a causa del terremoto de Marsica del 1915, Piccinini fue recogido por el padre Luigi Orione y ordenado sacerdote en 1927. En Roma, en los años de la guerra, se las ingenió para salvar a decenas y decenas de judíos de las deportaciones.

“El compromiso humanitario del padre Gaetano, seguidor de don Orione, se coloca en la línea de solidaridad con los pobres y débiles que caracteriza el estilo de nuestra actuación, en fidelidad con el Evangelio y el mandato papal específico”, explicó el padre Flavio Peloso.

“El padre Gaetano además -precisó- fue una verdadera y propia Protección civil anticipándose a su tiempo. Trabajó en Italia para aliviar los sufrimientos de las poblaciones golpeadas por la calamidad , desde Belice hasta Vajont; y en el extranjero promoviendo actividades caritativas y educativas en Inglaterra y Estados Unidos. Es el fundador del centro de Vía della Camilluccia, y no por casualidad recibió, en 1963, la visita del presidente John Kennedy durante su viaje a Roma”.

Share this Entry

ZENIT Staff

Apoye a ZENIT

Si este artículo le ha gustado puede apoyar a ZENIT con una donación

console.log("Prueba")