Proyecto de ley de “muerte digna” dice excluir la eutanasia pero la permite

Profesionales por la Ética analiza las diferencias con el anteproyecto

Share this Entry

MADRID, lunes 27 junio 2011 (ZENIT.org).- Por fin se ha dado a conocer el texto del proyecto de ley reguladora de los derechos de la persona ante el proceso final de la vida que el gobierno de España remitió a las cortes sin hacer público su contenido.

El texto pasa a la comisión de Sanidad y Consumo del congreso de los diputados y podrá ser modificado mediante enmiendas hasta el próximo 6 de septiembre.

La novedad más importante del nuevo texto, respecto al anteproyecto aprobado el

pasado 13 de mayo por el gobierno, es que en la Exposición de Motivos se indica expresamente que no cabe incluir la eutanasia entre los derechos de los pacientes.

Sin embargo, en el articulado del proyecto de ley se mantienen los artículos que de hecho permiten la eutanasia de manera encubierta, afirma la asociación Profesionales por la Ética.

Estos artículos son el: 15, que obliga al profesional a cumplir la voluntad del paciente hasta el punto de eximirle de responsabilidad si llevara a cabo actuaciones inadecuadas o punibles; 11, que define la sedación paliativa como derecho sin límites y no como tratamiento sujeto a indicaciones concretas propuesto por el médico; la Disposición final primera, que anula los límites establecidos a la voluntad del paciente existentes en la legislación hasta ahora vigente.

En el nuevo texto, también se explicita concretamente cómo puede el médico realizar

la incapacitación “de hecho” del paciente terminal si tiene dificultades para comprender la información que se le suministra.

Esta práctica es muy común al final de la vida pero, en el proyecto de ley se ha modificado la redacción anterior.

Así por ejemplo, para la incapacitación de hecho: se sustituye la frase “se recabará la opinión de, al menos, otro profesional implicado” por “se podrá contar con la opinión de otros profesionales implicados”; se cambia la frase “consultará a la familia” por “se podrá consultar a la familia”.

“Con ello –afirma Santiago Díez, portavoz de la campaña Vida Digna de Profesionales

por la Ética–, se está otorgando un poder todavía mayor al médico, pues podrá tomar

decisiones al final de la vida sin tener que consultar con otros médicos ni con la familia como incluía el borrador inicial”.

“En definitiva –concluye–, las sucesivas modificaciones que se han ido incorporando al borrador de texto legislativo mantienen el riesgo de que exista una eutanasia encubierta que, con toda probabilidad, constituye el eje central del nuevo modelo asistencial que pretende el gobierno”.

Para saber más: www.profesionalesetica.org.

Share this Entry

ZENIT Staff

Apoye a ZENIT

Si este artículo le ha gustado puede apoyar a ZENIT con una donación

console.log("Prueba")