Cardenal Scherer: tener fe es un bien para la patria

Print Friendly, PDF & Email

“El sueño de una familia humana que vive en paz no es irreal”

Share this Entry
Print Friendly, PDF & Email

SÃO PAOLO, martes 4 de octubre de 2011 (ZENIT.org).- El buen cristiano está llamado a ser también un buen ciudadano, y por tanto la fe enriquece a la patria.

El cardenal Odilo Scherer, arzobispo de SãoPaolo (Brasil), lo recordó en un artículo publicado en la revista diocesana “O São Paulo” en el que reconoce que si bien “como personas de fe seamos conscientes del hecho que no tenemos aquí una ‘ciudad permanente’, pero estamos en camino hacia la patria futura”, “tenemos también clara conciencia de ser ciudadanos de este mundo, con una patria que nos acoge y nos hace de casa”.

“Somos miembros de un pueblo, con el que nos identificamos y por cuyo bien estamos – y debemos estar – totalmente comprometidos”, escribe.

Es verdad, reconoció el prelado, que la globalización promueve una “noción de pertenencia a una familia humana grande y única, con la que nos debemos sentir unidos y solidarios”.

“La misma Iglesia – añadió –, en su antropología y en su magisterio social, difunde esta conciencia y no podría ser de otra forma. Creemos en un único Dios y Padre, que ama a todos como hijos y que quiere que éstos vivan como hermanos”.

“Un pueblo no puede ser indiferente a los demás, ni dejar de interesarse por el bien y por la suerte cada vez más compartida de todos los miembros de la comunidad humana”, recordó el purpurado.

“Límites territoriales, tradiciones culturales, diferencias raciales, herencias históricas e intereses económicos, incluso contrapuestos, deberían estar cada vez más conjugados y armonizados”.

El cardenal quiso recordar que la reciente Jornada Mundial de la Juventud de Madrid, en la que han participado jóvenes de 170 países distintos que convivían “en armonía y solidaridad, compartiendo los mismos principios esenciales”, “ha demostrado que el sueño de una familia humana unida e integrada que vive en paz no es irreal”.

“La impresión que se tenía es que todos eran hermanos, hijos de una única gran familia, en la que las diferencias no dividían, sino que se unían y enriquecían”.

El cardenal Scherer recordó por tanto que “para nosotros los cristianos y católicos, en particular, está claro que la fe no puede desvincularse de nuestra participación en la construcción del mundo, a la luz de los valores del reino de Dios. Un buen cristiano debe ser también un buen ciudadano”.

“Además de cumplir con los deberes cívicos, como los demás ciudadanos, ¿qué otra contribución pueden ofrecer las personas de fe para el bien de un pueblo?”, se preguntó.

El cardenal reconoció que se trata de una pregunta que “merecería una larga reflexión, porque nos introduce en el propio sentido de la religión, a menudo puesto en discusión”.

“Tenemos algo específico para contribuir al bien de la humildad y de la patria. La misma fe en Dios, bien vivida y manifestada públicamente, con las convicciones que derivan traducidas de ella en cultura, es una contribución fundamental para el bien común. La fe bien vivida y atestiguada enriquece la convivencia social de muchas formas”.

“Cuando se da espacio a Dios, también la importancia del hombre aumenta – subrayó el cardenal Scherer –: su dignidad, sus derechos y el sentido de su vida en este mundo son iluminados”.

Cuando en cambio “se excluye a Dios de la convivencia humana, desde la esfera privada o pública, comienzan a descender las sombras sobre la existencia humana y a faltar bases sólidas para los valores y las virtudes y las relaciones sociales”.

“Tener fe en Dios y manifestarla abiertamente, yendo a sus consecuencias éticas y antropológicas, es bueno para la patria”, concluyó.

Share this Entry

ZENIT Staff

Apoye a ZENIT

Si este artículo le ha gustado puede apoyar a ZENIT con una donación

@media only screen and (max-width: 600px) { .printfriendly { display: none !important; } }