El arzobispo de Baltimore defiende la libertad de religión

Print Friendly, PDF & Email

Inaugurado en Roma el Observatorio de la Libertad Religiosa

Share this Entry
Print Friendly, PDF & Email

Por Ann Schneible

ROMA, martes 3 julio 2012 (ZENIT.org) -. A través de la educación, la catequesis y la oración –dice monseñor William Lori, arzobispo de Baltimore–, es como se puede enfrentar la amenaza creciente contra la libertad religiosa.

El también presidente del Comité ad hoc para la libertad religiosa de los obispos de Estados Unidos, fue invitado a inaugurar el Observatorio de la Libertad Religiosa en Roma la semana pasada. El Observatorio es una iniciativa creada para hacer frente a las violaciones contra la libertad religiosa en todo el mundo. El arzobispo Lori ha sido muy activo en la defensa de la libertad religiosa en Estados Unidos, una cuestión que llamó la atención especialmente en los últimos meses, cuando una norma de los Servicios de Salud y Servicios Humanos (HHS) amenazó con exigir a los empleadores que proporcionen medicamentos anticonceptivos y procedimientos quirúrgicos, suprimiendo el derecho a la conciencia o creencia religiosa.

En la actualidad, la Conferencia Episcopal de Estados Unidos viene organizando la iniciativa “Dos semanas por la Libertad”, que trata de llevar a los católicos de todo el país a una mayor conciencia de la naturaleza de la libertad religiosa, y cómo debe ser defendida.

El arzobispo Lori conversó con ZENIT sobre el tema de la libertad religiosa, tanto en Estados Unidos como en el mundo.

¿Cuáles son los objetivos de este Observatorio, y cuál es la contribución que Usted, como arzobispo estadounidense, puede hacer a esta iniciativa internacional?

–Arzobispo Lori: Puede parecer un poco extraño que alguien que viene de los Estados Unidos –que muchos consideran la cuna de la experiencia democrática moderna–, llegue hasta aquí y hable sobre las amenazas a la libertad religiosa en casa, como lo sufren muchos en tantos lugares alrededor del mundo. Pero creo que es importante explicar la naturaleza sutil de la erosión que ha tenido lugar, y las amenazas palpables que ya están empezando a surgir. La represión religiosa está por venir… Y es más visible debido a la norma del HHS, que obliga a las Iglesias a violar sus enseñanzas, proporcionando productos farmacéuticos y procedimientos quirúrgicos que son contrarios a nuestras creencias.

Actualmente la Conferencia Episcopal de Estados Unidos ha lanzado las “Dos semanas por la Libertad”

–Arzobispo Lori: La iniciativa fue concebida mucho antes de que supiéramos del lanzamiento de la norma del HHS. Tan pronto como se organizó el comité ad hoc para la libertad religiosa, que tuvo lugar en noviembre pasado, nos dimos cuenta de que había una gran necesidad de oración, catequesis, educación y acción. Decidimos que, en primer lugar, debe ser un tiempo de oración. Cualquier cosa importante en la vida a la que aspiramos requiere de la oración. Y la libertad religiosa no es una excepción: si vamos a defenderla, si queremos promoverla y conservarla, tenemos que orar por estas cosas. Así como cuando se desea un aumento de las vocaciones al sacerdocio y a la vida religiosa: lo que tienes que hacer es ponerte de rodillas y rezar. Decidimos que sería algo maravilloso si hiciéramos un par de eventos nacionales –dos misas en particular–, y si tuviéramos a las parroquias orando…

¿Qué más se necesita?

–Arzobispo Lori: La educación. Resulta desalentador hablar con la gente y comprobar lo poco que saben acerca de nuestra herencia como estadounidenses. No es idéntico filosóficamente con lo que la Iglesia enseña sobre la libertad religiosa, pero hay amplias áreas compatibles. Y eso nos lleva a la tercera cosa, que es la catequesis. Eso está ayudando realmente a la gente a entender la doctrina social de la Iglesia en el contexto de todo lo que la Iglesia cree y enseña.

¿Finalmente…?

Arzobispo Lori: Una vez que la gente entienda lo que es la libertad religiosa, lo frágil que es, que se empiece a orar por ella. Y luego de conocer las amenazas específicas dirán entre sí: «no podemos permitir que esto suceda». Como creyentes, como ciudadanos, como patriotas, no podemos dejar que nuestro país se convierta en algo como lo que se ve venir. No estamos tratando de echar abajo una elección, sino estamos tratando de llamar la atención de nuestros funcionarios electos –y de los candidatos–, para decir como una comunidad religiosa de católicos, evangélicos, protestantes, judios y musulmanes: «Estamos observando porque esto es importante para nosotros. Cada uno de ustedes tiene una responsabilidad con todos nosotros. Y tienen la responsabilidad de defender esa naturaleza dada por Dios, que es la libertad religiosa, así como de todo aquello que dicen los escritos fundacionales sobre el compromiso que tiene nuestro país de protegerla.

Traducción del inglés por José Antonio Varela V.

Share this Entry

ZENIT Staff

Apoye a ZENIT

Si este artículo le ha gustado puede apoyar a ZENIT con una donación

@media only screen and (max-width: 600px) { .printfriendly { display: none !important; } }