Arzobispo de Puerto Rico: Preocuparse por los seres queridos

Destaca corazón de pastor de Francisco

Share this Entry

El Santo Padre, en su homilía en ocasión de la Santa Misa con la que ha iniciado su ministerio petrino, invita, no solo a los creyentes, sino a todas las personas de buenas voluntad, a todos los que ocupan puestos en el ámbito económico, político o social, a vivir como custodios, a comportarnos como protectores, como guardianes de todo lo creado.

Para ello, nos propone el ejemplo de San José, a quien Dios le confía la misión de ser custodio de María y de Jesús, custodia que luego se alarga a toda la Iglesia.

Nos dice el Papa que José llevó a cabo su misión de custodio con amor, dedicación, empeño, esmero, tanto en momentos serenos como difíciles. Para ello fue atento a Dios, abierto a sus signos, disponible al proyecto de Dios y no al propio, dejándose guiar por Dios.
 
Hoy, el Papa Francisco nos invita ser custodios: primeramente custodiar a Cristo en nuestras vidas, luego se nos invita a ser custodios de los dones que Dios nos ha dado, a ser custodios de la belleza de la creación, custodio de las criaturas y de su entorno, y a ser custodios del prójimo.
 
El santo padre nos señala con su corazón de pastor, en qué consiste verdaderamente nuestra vocación de custodiar: custodiar es preocuparse por la gente, preocuparse por todos, especialmente por los más frágiles y débiles, es preocuparse por los seres queridos, es vivir en la sinceridad, en el respeto y en la confianza.

Pero, para ser custodio de lo creado y del prójimo, antes tenemos que ser custodios de nosotros mismos: “custodiar quiere decir entonces vigilar sobre nuestros sentimientos, nuestro corazón porque ahí es de donde salen las buenas intenciones y las malas: las que construyen y destruyen.” Es decir, a formar nuestras conciencias en conformidad con su Palabra.

 
Esta hermosa homilía del Papa Francisco anima a la Iglesia a vivir apoyado en la esperanza contra toda esperanza. En fin, el Papa nos asegura que será un fiel custodio de las ovejas y rebaños a él encomendadas. Ahora, nos resta a nosotros, en un gesto de amor recíproco, orar por su ministerio para que sea un faro de esperanza que alumbre nuestro caminar en la Nueva Evangelización.

Share this Entry

ZENIT Staff

Apoye a ZENIT

Si este artículo le ha gustado puede apoyar a ZENIT con una donación