Dona ahora!

Beatificado el padre Luigi Boccardo, el «sacerdote de la Divina Misericordia»

En la ciudad italiana de Turín

TURÍN, lunes, 16 abril 2007 ( ZENIT.org).- Apóstol incansable del amor misericordioso de Dios, el sacerdote Luigi Boccardo fue proclamado beato el sábado en su ciudad natal: Turín (Italia).

Enviado de Benedicto XVI, el prefecto de la Congregación vaticana para las Causas de los Santos, el cardenal José Saraiva Martins, inscribió al padre Boccardo en el catálogo de los beatos durante la solemne concelebración eucarística que presidió, en la iglesia del Santo Rostro, el cardenal Severino Poletto, arzobispo local.

El nuevo beato nació el 9 de agosto de 1861. Séptimo de diez hermanos, tuvo como padrino de bautismo a uno de ellos, Giovanni Maria, futuro sacerdote beatificado por Juan Pablo II en 1998.

Ingresó en el seminario diocesano en 1875 y recibió la ordenación presbiteral en 1884, siendo destinado como vice-párroco de su hermano. Antes de un año fue designado vice-rector y padre espiritual de los jóvenes sacerdotes del internado eclesiástico del Santuario de la Consolata. También fue profesor de la escuela de Teología del seminario. Formó a generaciones enteras de sacerdotes diocesanos.

Entre sus muchas labores ministeriales, don Luigi se dedicaba con especial atención a la confesión y a la dirección espiritual. Permanecía horas en su confesionario en el Santuario de la Consolata acogiendo a innumerables penitentes de toda clase y condición.

Cuando en 1913 murió su hermano Giovanni Maria, pasó a ser superior general de la congregación religiosa que aquél habían fundado: las Pobres Hijas de San Gaetano. En ésta fundó la rama contemplativa –las Hermanas de Jesús Rey- acogiendo a jóvenes invidentes que consagran su vida a la oración y al sacrificio.

En 1931 hizo construir el Santuario de Jesucristo Sacerdote Rey.

Murió el 9 de junio de 1936

«Su carisma, de formador y de fundador, fue revelar el Amor misericordioso de Jesús, Sacerdote y Rey, a sus hermanos, especialmente en la formación del clero y en el sacramento de la Reconciliación y en la dirección espiritual de cuantos se acercaban a su confesionario», sintetizó en los micrófonos de «Radio Vaticana» la superiora general de las Pobres Hijas de San Gaetano, la madre Teresa Ponsi.

El beato Luigi Boccardo «puede ser definido como “un sacerdote siempre sacerdote” -añade-. Para él, ser sacerdote fue la aventura más estupenda»; «maestro y guía del joven clero, confesor y director espiritual de toda clase de personas, era el “sacerdote de la Divina Misericordia” y la esparcía a manos llenas».

«Contemplativo y apóstol, tuvo una intuición de caridad delicadísima al comprender que también las personas invidentes pueden vivir la vida religiosa, porque ante Dios no existe impedimento respecto a quien, por su gracia, es llamado a consagrar a Él su vida», prosigue la madre Ponsi.

Por todo ello «el beato Luigi Boccardo constituye un ejemplo y un estímulo a la búsqueda coherente de la santidad y al testimonio de la caridad», concluye.

Escribe el cardenal Poletto en el boletín diocesano «La Voce del Popolo»: «El acontecimiento de dos hermanos, sacerdotes de nuestra diócesis, que son declarados beatos por la Iglesia, es una gracia extraordinaria».

About Redacción

Share this Entry

Apoya ZENIT

Si este artículo le ha gustado puede apoyar a ZENIT con una donación