Dona ahora!

El cardenal Sodano ordena a dos obispos para Kirguizistán y Kazajstán

CIUDAD DEL VATICANO, miércoles, 7 junio 2006 (ZENIT.org).- La Iglesia católica en las antiguas repúblicas soviéticas de Kirguizistán y Kazajstán cuentan con dos nuevos obispos, símbolos del renacimiento católico experimentado en las dos últimas décadas.

Los dos prelados recibieron la ordenación episcopal de manos del cardenal Angelo Sodano, secretario de Estado, el 2 de junio pasado, en la Basílica de San Pedro del Vaticano.

Los nuevos consagrados son monseñor Nikolaus Messmer S.J., obispo titular de Carmeiano, administrador apostólico de Kirguizistán; y monseñor Athanasius Schneider, obispo titular de Celerina, auxiliar de Karaganda (Kazajstán).

El cardenal Sodano, en la homilía, definió a las pequeñas comunidades católicas de Kirguizistán y Kazajstán come «sla de la tierra y luz del mundo», pues se trata de pequeñas minorías.

En Kirguizistán, país de unos cinco millones de habitantes, los católicos son unos 5.000. En Kazajstán, con unos 15 millones de habitantes, hay unos 40.000 católicos.

«Con la llegada de los dos nuevos prelados, esas comunidades podrán fortalecerse y continuar su camino de testimonio evangélico en la realidad contemporánea », dijo el purpurado en una homilía pronunciada en italiano, ruso y alemán.

Monseñor Messmer es enviado a la capital de Kirguizistán, Bishkek, como guía de una nueva administración apostólica, en un país en el que desde hace años trabajan algunos religiosos de la Compañía de Jesús.

Nacido el 19 de diciembre de 1954 en Karaganda, tras ser ordenado sacerdote en el seno de esa congregación religiosa, alcanzó la licencia en Espiritualidad en la Universidad Pontificia Gregoriana en el año 2004. Ha sido párroco en Bishkek y después superior del preseminario de la diócesis de la Transfiguración en Novosibirsk (Federación Rusa).

Monseñor Schneider asistirá en su ministerio apostólico al obispo de Karaganda, monseñor Jan Pawel Lenga, quien fue uno de los otros dos obispos co-consagrantes, junto al arzobispo Józef Wesolowski, nuncio apostólico en Kazajstán, Tayikistán, Kirguizistán, y Uzbekistán.

Nacido en Tokmak (Kirguizistán), de padres de origen alemán, que más tarde emigraron a Rottweill (Alemania), en 1982 entró en la Orden de los Canónigos Regulares de la Santa Cruz en Austria.

Estudió filosofía en la Universidad Pontificia Santo Tomás («Angelicum») de Roma y teología en el Instituto «Sapientiae» de Anápolis (Brasil). Ordenado sacerdote el 25 de marzo de 1990, se doctoró en Teología Patrística en 1997. Hasta ahora era director espiritual en el seminario y canciller de la Curia diocesana de Karaganda.

En la basílica de san Pedro, sin esconder su emoción, se encontraban algunos de los familiares de los nuevos obispos.

Junto a monseñor Messmer concelebraron sus tres hermanos jesuitas, otro hermano sacerdote diocesano, y entre los presentes se encontraban tres hermanas religiosas, así como la madre, que tras quedar viuda, se ha consagrado a Dios.

Monseñor Schneider estaba acompañado por sus dos hermanas, una de ellas religiosa clarisa.

About Redacción

Share this Entry

Apoya ZENIT

Si este artículo le ha gustado puede apoyar a ZENIT con una donación