Cáritas India necesita urgentemente un millón de dólares

El terremoto: una emergencia sin precedentes

Share this Entry

ROMA, 29 enero 2001 (ZENIT.org).- Cáritas India ha lanzado un llamamiento urgente para solicitar un millón de dólares en ayudas necesarios para hacer frente a las operaciones de auxilio a las víctimas del terremoto que el pasado viernes arrasó el Estado de Gujarat, al noroeste del país, y que se ha cobrado decenas de miles de vidas humanas.

El director ejecutivo de Cáritas India, el hermano Gregory D´Souza, ha remitido a todas las Cáritas de la red internacional un informe inicial de necesidades urgentes: Alimentos básicos para 20.000 familias (18.000.000 rupias); medicinas (5.000.000 rupias); toldos (5.000.000 rupias); mantas (4.000.000 rupias); ropa de abrigo (6.000.000 rupias); enseres domésticos (5.000.000 rupias); transporte de material de socorro (2.000.000 rupias); gastos de administración –2 por ciento del total– (900.000 rupias).

El total son 45.900.000 rupias, aproximadamente un millón de dólares.

En el informe remitido por el director ejecutivo de Cáritas India se indica que las diócesis más afectadas por el terremoto, Ahmedabad, Rajkot y Baroda, han puesto todas sus estructuras parroquiales y sus instituciones (como escuelas, dispensarios y templos) a disposición de los damnificados. Estas diócesis han comenzado a movilizar de inmediato personal sanitario y voluntarios para hacer frente a la primera fase de la emergencia.

Cáritas India, por su parte, ha desplazado inmediatamente a la zona siniestrada un equipo de expertos y voluntarios, para sumarse a las operaciones de socorro a las víctimas y poder coordinar sobre el terreno la distribución de los primeros materiales de emergencia.

«El número total de familias a las que estamos proporcionando ayuda en estos primeros momentos son aproximadamente unas 20.000 en las tres diócesis», ha indicado Gregory D´Souza en su informe, en el que se hace eco del «devastador efecto del terremoto que ha afectado a todo el Estado de Gujarat y ha golpeado traumáticamente a millones de personas».

«Los damnificados –explica D´Souza– están reunidos temporalmente en campos de acogida y expuestos al intenso frío reinante. Nuestros esfuerzos se dirigen ahora a proporcionar ayuda a los más necesitados en las zonas siniestradas».

Share this Entry

ZENIT Staff

Apoye a ZENIT

Si este artículo le ha gustado puede apoyar a ZENIT con una donación

console.log("Prueba")