Afganistán: La agonía del régimen de los talibanes

Print Friendly, PDF & Email

Tres millones de personas en riesgo de hambre por la carestía

Share this Entry
Print Friendly, PDF & Email

KABUL, 15 febrero 2001 (ZENIT.org).- Tras la alarma lanzada por la ONU, a primeros de mes, cuando comenzaron a morir niños (al menos 103) por hambre , la situación en Afganistán se agrava por momentos.

Los países vecinos se sienten incapaces de aceptar nuevos prófugos pues soportan ya una presión altísima: Pakistán alberga a más de 1,2 millones e Irán ha acogido a 1,3 millones. A los males que ha traído a este país la guerra civil que enfrenta al régimen de los talibanes –las milicias de estudiantes fundamentalistas islámicos que llegaron al poder por las armas y dominan el 95% del territorio– al depuesto Gobierno moderado islámico del presidente Burhanuddin Rabbani, se añade el hambre.

Desde hace dos años, la sequía ha destruido las cosechas y este invierno es uno de los más rigurosos que se recuerdan.

«Hay riesgo real de una carestía en la región. Hay al menos tres millones de personas que viven en una situación crítica», advierte Christiane Berthiaume, del Programa Alimentario Mundial (PAM).

En Kabul, ayer, los talibanes han impuesto el cierre de la sede de la misión especial de Naciones Unidas (UNSMA). La decisión, indica hoy el diario de los católicos italiano, «Avvenire», es una represalia por el cierre de la sede de los talibanes en Nueva York, decidida por Estados Unidos, en aplicación de las sanciones impuestas al país por la ONU hace dos meses.

Todo este movimiento, según explican los expertos consultados por «Avvenire», parece responder a la negativa del régimen de los talibanes a extraditar al extremista saudí Ossama ben Laden, refugiado en Afganistán desde 1996 para eludir el mandato de busca y captura dado por las autoridades estadounidenses, como principal imputado en los ataques terroristas contra sedes norteamericanas en diversos países que han causado centenares de muertos.

El régimen de los talibanes, que lleva cuatro años en el poder, sólo es reconocido por Arabia Saudita, Paquistán y los Emiratos Arabes.

Share this Entry

ZENIT Staff

Apoye a ZENIT

Si este artículo le ha gustado puede apoyar a ZENIT con una donación

@media only screen and (max-width: 600px) { .printfriendly { display: none !important; } }