El estado de salud del Papa, según uno de sus médicos

«Está más fresco que nosotros», afirma el doctor Visentin

Share this Entry

CIUDAD DEL VATICANO, 9 mayo 2001 (ZENIT.org).- Juan Pablo II se ha sometido del 4 al 9 de mayo a un auténtico maratón que le ha llevado por Grecia, Siria y Malta. Discursos, encuentros con miles de personas, ceremonias oficiales, grandes eucaristías. Al final de este viaje, cuando sólo quedan nueve días para que cumpla 81 años, uno de sus médicos, Pier Paolo Visentin, responsable de las emergencias sanitarias del Vaticano, ha ofrecido una breve entrevista sobre el estado de la salud del Papa.

En caso de que el pontífice tuviera algún problema físico, sería uno de los primeros informados. Encargado de las emergencias de salud en el minúsculo Estado vaticano desde 1981, es uno de los médicos que asisten al «primer médico» del Papa, Renato. Buzzonetti. Estas sus declaraciones publicadas este miércoles en «Il Correre della Sera», el diario más vendido en Italia.

–En ocasiones se le ha visto cansado al Papa durante este viaje. ¿Estáis preocupados?

–Visentin: No, ni mucho menos. Le sigo desde hace 20 años y nunca he visto un desvanecimiento. Está tan cansado como lo estaría una persona de su edad sometida a un estrés físico y emotivo terrible.

–¿Ninguna enfermedad?

–Visentin: Si el Papa estuviera enfermo, no soportaría una ceremonias públicas tan cansadas.

–Pero no puede negar su temblor.

–Visentin: Ese temblor se debe a un problema neurológico. Por lo demás, es un hombre sano, que nunca ha sufrido enfermedades importantes.

¿Qué significa formar parte del equipo médico de un personaje de este relieve?

–Visentin: Durante el Jubileo no hemos tenido tregua. El Papa no ha ahorrado esfuerzos, no ha fallado a ninguna cita. Dormía pocas horas y estaba más fresco que nosotros.

Share this Entry

ZENIT Staff

Apoye a ZENIT

Si este artículo le ha gustado puede apoyar a ZENIT con una donación

console.log("Prueba")