La escuela católica «Holy Cross» de Belfast sigue bajo asedio

Los médicos recetan a los niños calmantes para que puedan dormir

Share this Entry

LONDRES, 15 octubre 2001 (ZENIT.org).- Siguen registrándose insultos y protestas contra los alumnos de la escuela de «Holy Cross», en Belfast, cuyos niños fueron víctimas hace un mes de un terrible ataque por parte de terroristas protestantes.

Los niños todavía hoy se ven obligados a afrontar por la mañana y la tarde los gritos y acusaciones de los habitantes protestantes del barrio en el que se encuentra la escuela. No existen recorridos alternativos para entrar a la escuela.

«Hemos sabido que los doctores prescriben calmantes a los niños, pues no pueden dormir a causa del miedo que sienten en la noche pensando en lo que tendrán que afrontar al día siguiente», ha revelado el padre John Mc Manus, portavoz de la diócesis de Down and Connor, donde se encuentra la escuela.

«Es gravísimo que niños tan pequeños –algunos tienen sólo cuatro años– tengan que sufrir insultos que ejercen sobre ellos el efecto de torturas psicológicas», ha añadido el sacerdote en declaraciones a la prensa.

La escuela católica de «Holy Cross» se encuentra dentro de un barrio protestante y acoge a niños de cuatro a once años. Las relaciones entre las dos comunidades entraron en crisis a finales de junio, sin que se hayan encontrado nuevos canales de diálogo.

«Es indispensable que los habitantes del barrio y los representantes de la comunidad católica se sienten en torno a una mesa para dialogar», afirma el padre Mc Manus.

Share this Entry

ZENIT Staff

Apoye a ZENIT

Si este artículo le ha gustado puede apoyar a ZENIT con una donación

console.log("Prueba")