EE.UU: Uno de cada seis niños pasa hambre en el país más rico del mundo

Campaña de los obispos contra la pobreza oculta

Share this Entry

CIUDAD DEL VATICANO, 1 febrero 2002 (ZENIT.org).- En enero, la Iglesia en Estados Unidos ha celebrado «mes de la conciencia», una campaña que tenía por objetivo dar a conocer a los estadounidenses los problemas de la pobreza oculta en su mismo país.

Se trata de una iniciativa de la Campaña Católica para el Desarrollo Humano (CCHD en inglés), que ha lanzado una página web en Internet (http://www.povertyusa.org/) y una serie de anuncios en los servicios públicos para subrayar algunos puntos estremecedores de la situación estadounidense.

En Estados Unidos 31 millones de ciudadanos viven bajo el umbral de la pobreza. Unos 12 millones de niños (uno de cada seis) atraviesa condiciones económicas muy difíciles. Un estudio de opinión de marzo de 2000 publicado por Gallup revelaba sin embargo que sólo el 5% de los estadounidenses considera la pobreza y la falta de hogar como un problema importante para el país.

El director de esta campaña, el padre Bob Vitillo, en declaraciones a Radio Vaticano, explica: «La tasa de pobreza es mayor que en cualquier otro país industrializado europeo, más alta de la japonesa, y por el momento cercana a la de Rusia. Obviamente esta noticia es chocante para muchos estadounidenses».

Por lo que se refiere al carácter específico de esta campaña católica, Vitillo aclara: «Hay muchas cosas que la campaña católica está tratando de hacer con el objetivo de combatir las causas en su raíz. Una de estas causas es, en mi opinión, el racismo. El número de niños afroamericanos o latinoamericanos que viven en la pobreza es muy superior al de los demás niños».

Por este motivo, Vitillo considera que la clave para el éxito de la campaña pasa por la educación.

¿Se escuchará la voz de la Iglesia? «Pienso que la voz de la Iglesia expresa de manera eficaz los propios principios y valores. Temo, sin embargo, que algunos católicos no le prestan mucha atención. Pienso que hay todavía mucho por hacer para que los católicos aprendan a conocer mejor la doctrina social de la Iglesia y la hagan parte integrante de la vida de todos los días».

Share this Entry

ZENIT Staff

Apoye a ZENIT

Si este artículo le ha gustado puede apoyar a ZENIT con una donación

console.log("Prueba")