Nigeria: profesores de religión denuncian el silencio ante la sharia

Afirman que la violencia se convierte en cultura

Share this Entry

ROMA, 4 febrero 2002 (ZENIT.org).- Los profesores de religión de Nigeria condenan el silencio de las autoridades federales ante la expansión de la ley islámica en algunos estados y denuncian que la violencia se está convirtiendo en una cultura.

La declaración fue firmada al final de la Conferencia nacional de directores de educación religiosa, que se reunió del 14 al 18 de enero de 2002, en el Centro Pastoral Juan Pablo II de Ado-Ekiti.

«Reconocemos –afirmaron los participantes– la sabiduría del silencio, sin embargo la perpetuación de los diferentes tipos de violencia que estamos experimentando no está desconectada con el silencio federal y del Gobierno del Estado, y con la inadecuada acción en asuntos de importancia nacional».

Los directores de educación religiosa explican que «ningún estado en Nigeria es un estado religioso, así como ninguna religión debería ser preferida. Cada religión es libre de practicar sus propias leyes».

Añaden, sin embargo, que «las causas directas de la violencia son la codicia y la explotación. Desafortunadamente la pobreza es usada como una excusa fácil».

Los participantes urgen, por tanto, al Gobierno «a intensificar los esfuerzos para sostener programas que eleven el nivel de vida del pueblo».

Los participantes afirmaron que «la violencia en sus varias formas, política, religiosa, medioambiental, de género, doméstica, etc., se está convirtiendo en una cultura y no se le debe permitir prosperar».

«Llamamos al pueblo y al gobierno –concluye el comunicado– a tomar nota de la violencia doméstica contra las mujeres y los niños; un fenómeno silencioso pero extendido, disfrazado de práctica cultural».

Share this Entry

ZENIT Staff

Apoye a ZENIT

Si este artículo le ha gustado puede apoyar a ZENIT con una donación

console.log("Prueba")