Juan Pablo II crea cuatro diócesis católicas en Rusia

Print Friendly, PDF & Email

Lo mismo hace el patriarcado de Moscú, recuerda el portavoz vaticano

Share this Entry
Print Friendly, PDF & Email

CIUDAD DEL VATICANO, 11 febrero 2002 (ZENIT.org).- Juan Pablo II elevó este lunes al rango de diócesis las cuatro administraciones apostólicas de Rusia, reveló la Sala de Prensa de la Santa Sede.

Se trata de la arquidiócesis de la Madre de Dios de Moscú, cuyo arzobispo metropolitano es Tadeusz Kondrusiewicz, de la diócesis de San Clemente en Saratow (obispo monseñor Clemens Pickel), de la diócesis de la Transfiguración en Novosibirsk (obispo Joseph Werth, S.I.), y de la diócesis de San José en Irkutsk (obispo Jerzy Mazur, S.V.D.).

Al mismo tiempo, según explica la Sala de Prensa, el Santo Padre ha creado una provincia eclesiástica, con sede metropolitana en Moscú.

Joaquín Navarro-Valls, portavoz de la Santa Sede, explica que el Papa ha tomado esta decisión para normalizar la existencia de la Iglesia católica en Rusia según el ordenamiento canónico.

«Se trata de una decisión administrativa normal sugerida por la necesidad de mejorar la asistencia pastoral a los católicos presentes en aquella enorme región, como ellos han pedido insistentemente», añade en un comunicado de prensa.

En respuesta, a las acusaciones de la Iglesia ortodoxa rusa, que considera que considera las tierras rusas como «territorio canónico» exclusivo de la Ortodoxia, el portavoz vaticano explica que el Papa no hace más que aplicar los mismos criterios del patriarcado de Moscú.

La decisión, explica, se debe «a la misma preocupación pastoral que ha llevado a la Iglesia ortodoxa rusa a crear diócesis y otras estructuras organizativas para los propios fieles que viven fuera del territorio tradicional», añade.

De hecho, el patriarcado ruso ha creado diócesis en varios países tradicionalmente católicos de Europa, como en Viena, Berlín, Bruselas, etc. Con esta decisión papal, añade Navarro-Valls, «a los católicos en Rusia se les reconoce la misma organización y atención pastoral que disfrutan los Ortodoxos rusos que viven en Occidente».

El portavoz vaticano recuerda que los católicos no sólo respetan, sino que apoyan incluso económicamente la labor de la Iglesia ortodoxa rusa. Una sola organización católica, recuerda, Ayuda a la Iglesia Necesitada, ha donado en los últimos diez años 17 millones de dólares a la Iglesia ortodoxa rusa.

Por último, el portavoz explica que el Gobierno de Vladimir Putin no ha presentado ningún problema a la decisión del Papa. Es más, en calidad de miembro de la Organización para la Seguridad y Cooperación en Europa (OSCE), Rusia ha suscrito el Documento de Viena que en el número 16, § 4, dice «los Estados participantes respetarán el derecho de las comunidades religiosas a organizarse según su propia estructura jerárquica e institucional».

Share this Entry

ZENIT Staff

Apoye a ZENIT

Si este artículo le ha gustado puede apoyar a ZENIT con una donación

@media only screen and (max-width: 600px) { .printfriendly { display: none !important; } }