Francia: Histórica mejoría en las relaciones Iglesia-Estado

Encuentro entre representantes del episcopado y el Gobierno

Share this Entry

PARÍS, 12 febrero 2002 (ZENIT.org).- La Iglesia y el Estado francés constataron este martes una neta mejoría en sus relaciones, tras decenios de tensión, al concluir un encuentro entre el primer ministro Lionel Jospin y los máximos representantes católicos.

Los representantes del episcopado, acompañados por el nuncio apostólico, el arzobispo Fortunato Baldelli, se encontraron con el Gobierno (en la cita participó también el ministro de Interior, Daniel Vaillant), para formalizar sus relaciones con encuentros regulares que tendrán lugar a partir de ahora al menos una vez al año.

Un comunicado oficial revela que en la cita se decidió crear grupos de trabajo para analizar «problemas de orden administrativo y jurídico que se plantean en las relaciones entre la Iglesia católica y el estado en Francia».

Entre otros «problemas», las dos partes mencionaron la enseñanza católica, las capellanías, la utilización de las iglesias y catedrales con fines culturales o de otro tipo, la aplicación del derecho laboral a los colaboradores laicos de la Iglesia, así como ciertos problemas fiscales.

Los representantes de la Iglesia mencionaron también el respeto del secreto profesional de obispos y sacerdotes, cuestionado por algunas leyes y por una reciente sentencia judicial.

La nueva serie de encuentros entre obispos y el gobierno tendrán lugar en el marco de la ley de 1905 de separación de las Iglesias y el Estado, y de los acuerdos que rigen desde 1923 las relaciones entre la Iglesia católica y el Estado, cuya modificación no ha sido propuesta por ninguna de las dos partes.

Por parte de la Iglesia católica, en el encuentro de este martes, participaron, además, el cardenal Jean-Marie Lustiger, arzobispo de París, y el presidente y vicepresidente de la Conferencia Episcopal de Francia, el arzobispo Jean-Pierre Ricard y el obispo Georges Pontier, respectivamente.

Tanto el Gobierno como los obispos aclararon que la inminente campaña electoral presidencial no tiene nada que ver con la mejoría de las relaciones Iglesia-Estado.

De hecho, se explicó, los encuentros son alentados tanto por Jospin (posible candidato del centro-izquierda), como por el presidente Jacques Chirac (candidato oficial desde este lunes del centro-derecha), que según los sondeos serán los grandes contendientes del voto (21 de abril en el primer turno y 5 de mayo en el segundo).

El gobierno había emprendido encuentros con líderes islámicos para ayudar a organizar su estructura en el país. Asimismo, mantenía una cena anual con el Consejo Representativo de las Instituciones Judías de Francia (CRIF). «Paradójicamente no había una estructura de concertación con la Iglesia católica, la más antigua y numerosa», han declarado este martes fuentes cercanas a Jospin a la agencia AFP.

En los últimos años, «se ha podido dar la impresión de que la Iglesia católica no era escuchada», afirman estas mismas fuentes.

En los últimos años se han dado fricciones entre la Iglesia católica y el gobierno de centro izquierdas, de mayoría socialista, a causa de proyectos de ley sobre familia (reconocimiento jurídico de las uniones de hecho), de la ampliación del aborto, de bioética (un proyecto de ley propone experimentar con embriones sobrantes), etc.

El mismo gobierno Jospin, quien procede de una familia protestante, desempeñó un papel decisivo en el rechazo de una alusión a la «herencia religiosa» de Europa en la Carta de derechos fundamentales de la Unión Europea, presente en la primera redacción.

«Todo el mundo está de acuerdo en reconocer que la Iglesia no puede ser arrinconada en la esfera privada, pues interviene también en el campo social», subrayan los hombres del primer ministro.

Después del período conflictivo de inicios del siglo XX, después de la ignorancia mutua de la posguerra, el clima entre la Iglesia y el Estado es hoy de restauración de la «confianza», declaró el cardenal Lustiger en declaraciones a AFP.

Share this Entry

ZENIT Staff

Apoye a ZENIT

Si este artículo le ha gustado puede apoyar a ZENIT con una donación

console.log("Prueba")