Con Cristo, la vida cambia; asegura el Papa

Aconseja en el «Angelus» la práctica de los Ejercicios Espirituales

Print Friendly, PDF & Email
Share this Entry

CIUDAD DEL VATICANO, 24 febrero 2002 (ZENIT.org).- Para el hombre o mujer que ha encontrado a Cristo, la vida asume una dimensión radicalmente distinta, aseguró Juan Pablo II en su encuentro dominical con miles de peregrinos con motivo de la oración mariana del «Angelus».

«Cuando el corazón ha sido «conquistado» por Cristo, la vida cambia», aseguró el pontífice ante los fieles reunidos en la plaza de San Pedro del Vaticano.

Hablando desde la ventana de su biblioteca, el obispo de Roma explicó cómo cambia una vida el encuentro con Jesús: «Las opciones más generosas, y sobre todo, perseverantes, son fruto de profunda y prolongada unión con Dios en el silencio orante».

«Llevando todos los días con fe llena de amor la cruz –siguió diciendo–, experimentamos junto al peso y la dureza, su fuerza de renovación y de consolación. Con Jesús recibimos esta luz interior especialmente en la oración».

El Papa Wojtyla pronunció estas palabras en el segundo domingo de Cuaresma, en el que los católicos escucharon en la misa el pasaje evangélico de la transfiguración de Cristo en el monte Tabor.

«Sobre el Tabor comprendemos mejor que la vida de la cruz y de la gloria son inseparables», explicó el Papa–.

Esta es una de las conclusiones, confesó, a la que ha llegado en esta semana de Ejercicios Espirituales, que concluyó este sábado, y que en esta ocasión fueron dirigidos por el cardenal Cláudio Hummes, arzobispo de Sao Paulo.

El Santo Padre dejó como consejo a los católicos el poder vivir esta experiencia de retiro espiritual, «si bien en formas adaptadas a las diferentes vocaciones y condiciones de vida».

«Especialmente en el tiempo de Cuaresma, es importante que las comunidades cristianas se conviertan en auténticas escuelas de oración –concluyó–, done uno se deja «conquistar» por el misterio de luz y amor de Dios».

Print Friendly, PDF & Email
Share this Entry

ZENIT Staff

Apoye a ZENIT

Si este artículo le ha gustado puede apoyar a ZENIT con una donación