Francia: Nace un colectivo contra la fobia al minusválido

Tras las sentencias que reconocen el «derecho a no nacer»

Print Friendly, PDF & Email
Share this Entry

PARÍS, 24 febrero 2002 (ZENIT.org).- Cientos de familias de niños con minusvalía se han unido en el «Collectif contre l´handiphobie» (Colectivo contra la fobia al minusválido), tras dos sentencias judiciales contra los derechos de los discapacitados.

Las sentencias fueron el caso Perruche, de noviembre de 2000 (un Tribunal reconoció el derecho a «no nacer» de un minusválido) y el caso Lionel, de noviembre de 2001 (análoga).

Las asociaciones de las familias de minusválidos afirman que la sentencia «acentúa las discriminaciones respecto a las parejas con hijos minusválidos, tratándolas de irresponsables» por haber elegido traerlos al mundo.

En Francia, los ecógrafos prenatales se están rebelando ante la situación creada por dos sentencias que han decretado la indemnización en el caso de niños nacidos con minusvalía, invocando el «derecho a no nacer».

«Desde entonces, no pasa semana sin que los padres pidan la interrupción del embarazo por motivos insignificantes: el niño es demasiado pequeño, el embarazo es gemelar», escribían en «Le Monde» del 25 de enero pasado dieciséis ginecólogos en nombre de la Coordinación Nacional de los Centros de Diagnosis Prenatal, refiriéndose a la sentencia del caso Perruche.

El Congreso francés debería aprobar en los próximos meses una ley para alterar la jurisprudencia creada por las sentencias.

«Nosotros pasamos el tiempo calmando a las madres, acompañándolas; ¿tendremos ahora que asustarlas? ¿Hablarles de lo que no hemos visto»?», añaden los ginecólogos franceses.

Ya en 1996, el profesor Pierre Maroteaux, el mayor estudioso mundial de bajas estaturas, escribía un editorial en «Archives de Pédiatrie» contra la costumbre de interrumpir los embarazos debido a la baja estatura de los niños.

En «Le Monde» del 24 de noviembre de 2000, treinta juristas parisinos sostenían que la sentencia del caso Perruche se había hecho en base a «principios de eugenesia que llevarán mañana a elegir a los mejores [niños] según las reglas sociales del momento».

Print Friendly, PDF & Email
Share this Entry

ZENIT Staff

Apoye a ZENIT

Si este artículo le ha gustado puede apoyar a ZENIT con una donación