En Pascua, recta final del proceso de beatificación de la Madre Teresa

Habla el padre Van der Peet, que estudia su «Noche oscura»

Print Friendly, PDF & Email
Share this Entry

CIUDAD DEL VATICANO, 6 marzo 2002 (ZENIT.org).- En Pascua se debería concluir uno de los pasos más importantes para la beatificación de la madre Teresa de Calcuta, revela uno de los sacerdotes que trabajan en la causa.

El padre Michael Van der Peet ha enviado una carta a sus hermanos de religión, los Sacerdotes del Sagrado Corazón (publicada en http://www.scj.org), en la que ofrece detalles inéditos sobre la manera en que avanza el proceso.

Van der Peet, que procede de la provincia de Estados Unidos de su Congregación, llegó hace dos meses a Roma para trabajar junto al postulador, Brian Kolodiejchuk, otros dos sacerdotes, nueve hermanas misioneras de la Caridad, y un grupo de voluntarios a tiempo parcial, laicos, sacerdotes y religiosos.

«La fase diocesana de la causa de la Madre Teresa concluyó el otoño pasado –revela el sacerdote–. Ahora estamos trabajando en la fase «Romana» llamada la «positio» (relación), que según los planes debe concluir para Pascua».

El equipo está analizando en estos momentos los testimonios y documentos recogidos sobre la religiosa de origen albanés, que conforman ochenta volúmenes.

En particular, el padre Van der Peet tiene que afrontar la cuestión más apasionante que suscita en estos momentos la vida de la religiosa.

«Me han pedido escribir un capítulo sobre la vida espiritual de la Madre Teresa que contenga no solo el trabajo de su unión con Cristo, sino también sus experiencias místicas, etc. Debe contener también la «Noche oscura del alma» que duró gran parte de su vida», revela.

«Lo mínimo que se puede decir es que no es una empresa fácil», reconoce el religioso, quien considera que estos duros momentos se debieron a «su gran identificación con los pobres».

Monseñor Henry D´Souza, arzobispo de Calcuta, en septiembre pasado reveló a la agencia asiática «UCA News» que la Madre Teresa experimentó durísimas pruebas interiores.

En concreto, citó una visita que hizo a la Madre en el Woodlands Hospital, en 1996, donde se encontraba internada a causa de problemas cardíacos. El prelado la vio sumamente desasosegada, con dudas y profundos temores.

El arzobispo encargó a un sacerdote salesiano, el padre Rosario Stroscio, de 79 años, que rezara sobre ella una de las oraciones que se pronuncian en ritos de exorcismos, aunque dejó claro que no se trató de un rito exorcismo.

«Ella no pronunció conmigo la oración, como si estuviera luchando contra la desazón, pero las religiosas que la rodeaban se mostraron preocupadas por lo que sucedía», afirmó el padre Stroscio.

Al día siguiente, las religiosas que cuidaban a la Madre Teresa le dijeron que había dormido tranquilamente el resto de la noche, informaba la agencia católica «UCA News».

«El resultado del trabajo que estamos haciendo será pasado ahora a una comisión de nueve teólogos expertos escogida por la Congregación para las Causas de los Santos», sigue revelando el padre Van der Peet en su carta.

La Comisión, añade, pasará sus investigaciones «al Santo Padre, quien enviará por correo electrónico la decisión final para proceder a la beatificación o no. Se espera que el Santo Padre no tarde mucho en tomar la decisión».

El padre Van der Peet conoció a la Madre Teresa en 1975 mientras esperaba en la parada de un autobús. La religiosa le invitó a predicar los ejercicios espirituales a las novicias. Comenzó así una profunda y larga relación.

En su misiva, el religioso ofrece datos curiosos sobre la manera en que trabajan quienes llevan adelante el proceso de beatificación en Roma.

«El edificio donde estamos trabajando es una casa para los desamparados –escribe–. El cuarto de trabajo es bastante estrecho. Es realmente el mundo de la Madre Teresa».

Print Friendly, PDF & Email
Share this Entry

ZENIT Staff

Apoye a ZENIT

Si este artículo le ha gustado puede apoyar a ZENIT con una donación