El Papa en el Parlamento Italiano: Reconciliación plena Iglesia-Estado

Sorprendente impacto en los medios de comunicación y en los políticos

Share this Entry

ROMA, 15 noviembre 2002 (ZENIT.org).- La visita de Juan Pablo II de este jueves al Parlamento Italiano ha suscitado una reacción sorprendente en la opinión pública italiana, así como entre los representantes políticos, abriendo una nueva era de colaboración Iglesia-Estado en el respeto de la autonomía.

El acontecimiento ha sido la primera página de todos los periódicos italianos de este viernes; algunos han llegado a dedicarle 9 páginas.

Joaquín Navarro Valls, director de la Sala de Prensa del Vaticano, ha definido la visita como «un homenaje que el Papa quiere ofrecer a la sintonía histórica totalmente particular que se da en Italia con el humanismo cristiano».

«Me parece que, en este caso, se trata de algo particular, en cierto sentido único», a diferencia de lo que ha sucedido en precedentes visitas del Papa a asambleas parlamentares, afirma el portavoz vaticano.

El catedrático Carlo Cardia, uno de los máximos expertos de derecho eclesiástico en Italia, considera esta visita como «un momento de madurez para nuestra democracia».

Asimismo, añade, «demuestra que las relaciones con la Iglesia ya no son un problema histórico».

El primer ministro, Silvio Berlusconi, ha comentado: «Estoy emocionado. Ha sido un discurso elevado, noble y lleno de amor por Italia, que ha tocado todos los temas que uno no puede dejar de compartir».

Por su parte, uno de los principales líderes de la oposición, Massimo D’Alema, presidente del Partido Demócratas de la Izquierda (antiguo Partido Comunista Italiano), añade: «Para mi sensibilidad de hombre de izquierdas, las referencias que Juan Pablo II ha hecho a la solidaridad, a la pobreza, a la acogida de los inmigrantes y al valor de la paz, tienen un significado particular».

El ex presidente de la República Oscar Luigi Scalfaro ha afirmado: «El Papa ha confirmado el papel esencial de la ética para quien gobierna».

Según el historiador Pietro Scoppola, la presencia de Juan Pablo II en el Parlamento marca la «reconciliación plena e incondicional con las instituciones italianas».

Share this Entry

ZENIT Staff

Apoye a ZENIT

Si este artículo le ha gustado puede apoyar a ZENIT con una donación

console.log("Prueba")