La Santa Sede entabla relaciones diplomáticas con el Emirato árabe de Qatar

País de 800 mil habitantes, con unos 45 mil católicos inmigrantes

Share this Entry

CIUDAD DEL VATICANO, 18 de noviembre de 2002 (ZENIT.org).- La Santa Sede y el Estado árabe de Qatar anunciaron este lunes simultáneamente tanto en la Ciudad del Vaticano como en Doha el establecimiento de relaciones diplomáticas oficiales.

«Deseando desarrollar relaciones de mutua amistad y de promover la cooperación internacional» explica el comunicado de prensa difundido por la Sala de Prensa vaticana, la Santa Sede y Qatar «han decidido de común acuerdo establecer relaciones diplomáticas entre sí».

A partir de ahora, la Santa Sede contará con una nunciatura apostólica en la capital qatarí, mientras que el Emirato abrirá embajada ante el Vaticano en Roma, según lo establece la Convención de Viena sobre las Relaciones Diplomáticas del 18 de abril de 1961.

Situado en la península arábica, Qatar es vecino de Arabia Saudí. Su población, algo menos de 800 mil habitantes, está formada en su mayoría por árabes beduinos, así como por trabajadores inmigrantes procedentes de los Estados árabes cercanos y de Irán, así como de Pakistán, India y Filipinas.

En torno a una cuarta parte de la población tiene menos de 15 años. El petróleo y el gas natural, de los que Qatar posee ricos yacimientos, constituyen la base de su elevado desarrollo económico. Doha y sus áreas urbanas colindantes, en donde viven dos terceras partes de la población, se ha convertido en una capital modernista.

El Emirato de Quatar forma parte de las Naciones Unidas y de la Liga Árabe. Desde el 27 de junio de 1995, el emir es el jeque Hamad Bin Khalifa Al-Thani.

Si bien el Islam es la religión mayoritaria, el país cuenta con 45 mil inmigrantes católicos, provenientes sobre todo de Filipinas e India.

Desde el punto de vista eclesial, Qatar forma parte de la vicaría apostólica de Arabia, confiada al obispo capuchino Giovanni Bernardo Gremoli, quien reside en Abu Dhabi.

En estos momentos, la atención pastoral de la única parroquia de Qatar está confiada a cuatro sacerdotes (dos diocesanos y dos capuchinos, de los cuales uno es filipino y otro de rito siro-malabar). Son sumamente dinámicos los grupos de catequesis y oración católicos en diferentes idiomas.

Recientemente la Iglesia católica ha recibido de las autoridades locales un terreno donde se construirá un centro y un lugar de culto. La comunidad católica se reúne en estos momentos para celebrar la liturgia semanal en el gimnasio de la escuela estadounidense de Doha. La misa es celebrada en varios ritos e idiomas.

Share this Entry

ZENIT Staff

Apoye a ZENIT

Si este artículo le ha gustado puede apoyar a ZENIT con una donación

console.log("Prueba")