Película sobre Jesús, doblada en latín y arameo, sin subtítulos

Dirigida por Mel Gibson

Share this Entry

ROMA, 19 noviembre 2002 (ZENIT.org).- Se rueda ya «Passion», una película sobre las últimas horas de Jesús. La cinta se doblará en arameo y latín, propios de la época, con la intención de que «las imágenes hablen solas». Es el objetivo de su director, Mel Gibson.

Los actores italianos integran la mayoría del reparto, como es el caso de Monica Bellucci –al principio se resistió a participar en la película, pero tras la insistencia de Gibson se dejó envolver en el proyecto–, en el papel de María Magdalena.

Jim Caviezel («La delgada línea roja», «El Conde de Montecristo»), interpreta el papel de Jesús de Narazet. Maia Morgensen, de 42 años y de origen rumano, encarna a la Madre de Jesús.

Será la primera película que dirija el destacado actor Gibson desde 1995, cuando recibió un Oscar por la dirección de «Braveheart». Ha querido que los personajes hablen en arameo y latín antiguo y que «Passion» sea como una película muda, en donde las imágenes lo expliquen todo.

«Para mí esto es más real y esperanzador, me gustaría poder trascender las barreras del lenguaje con escenas que narren la historia por sí mismas», dijo Mel Gibson. «Muchos creen que estoy loco –bromeó en una conferencia de prensa en Roma–, y tal vez lo esté. O quizás sea un genio».

En las localidades italianas de Sassi di Matera (Patrimonio Cultural de la Humanidad) y Craco se filman las últimas 24 horas de la vida de Cristo: la Cena, el encarcelamiento, el juicio, la pasión y la muerte del Mesías. En los estudios romanos de Cinecittà se rodarán algunas escenas del juicio de Pilatos, el encuentro con el rey Herodes y del templo de Jerusalén.

Matera es una de las ciudades favoritas de los directores que han llevado la vida de Jesús a la gran pantalla. La localidad se ha transformado con los decorados: torres, muros fortificados, las tres cruces del Gólgota, puestos de venta como los de hace dos mil años y cientos de extras ataviados con túnicas y sandalias. No faltan ovejas, caballos, asnos y camellos por las antiguas calles de Sassi.

Share this Entry

ZENIT Staff

Apoye a ZENIT

Si este artículo le ha gustado puede apoyar a ZENIT con una donación

console.log("Prueba")