Cáritas en Bagdad pide medicamentos básicos para atender a los damnificados

Numerosas personas siguen refugiándose en templos católicos

Share this Entry

AMMÁN, 7 abril 2003 (ZENIT.org).- La oficina de enlace de Cáritas Iraq en Ammán va a intentar enviar en las próximas horas a Bagdad un cargamento con medicinas básicas (analgésicos y antibióticos) para suplir la escasez que comienza a registrarse en los 14 centros de ayuda que Cáritas mantiene abiertos en distintas ciudades del interior del país, según ha informado esta institución.

La actividad de estos centros, atendidos por un total de 230 personas, se mantiene con normalidad, dentro las actuales circunstancias, según han confirmado telefónicamente en las últimas horas a la oficina de Cáritas Irak en Ammán los obispos auxiliares del patriarcado de Babilonia de los Caldeos, monseñor Shlemon Warduni y monseñor Emmanuel-Karim Delly.

De acuerdo con sus informaciones, continúan acudiendo numerosas personas a los templos católicos, habilitados como lugares temporales de refugio, donde van a pasar la noche y donde se les proporciona comida y asistencia sanitaria.

No existe, por el momento, escasez de comida, que puede ser adquirida en los mercados de la ciudad, afirman estas fuentes.

En la zona sur del país, Basora y Um Qasr, principalmente, se mantiene un elevado riesgo de infecciones a causa de la falta de agua potable, según la información recabada sobre el terreno en los dos últimos días por expertos británicos de Caritas Internationalis.

Por este motivo, estas fuentes explican que las fuerzas aliadas están trabajando para construir una conducción de agua en las afueras de Um Qasr capaz de suministrar 2,4 millones de litros de agua al día.

Se está llegando a pagar hasta 300 dinares por un bidón de 20 litros (el salario mensual en Iraq es de 30.000 dinares).

Esta situación está afectando también a los hospitales, que cuentan con un suministro de agua muy limitado.

En la zona, no se han detectado, por el momento, falta de comida, aunque las familias únicamente cuentan con arroz, harina y tomates para cubrir su dieta diaria.

En el norte de Irak, el personal de Cáritas en la zona ha seguido distribuyendo a lo largo del pasado fin de semana ayuda de emergencia a las personas desplazadas acogidas en el campo de Bazyan, así como combustible para uso doméstico.

En la provincia de Sulaimaniya un equipo médico móvil de Cáritas ha visitado los campos de Bazyan y Mawat, donde ha atendido a varios grupos de desplazados.

Share this Entry

ZENIT Staff

Apoye a ZENIT

Si este artículo le ha gustado puede apoyar a ZENIT con una donación

console.log("Prueba")