El «Pacto de Ginebra» demuestra que es posible entre Israel y Palestina un tratado de paz

Afirma el portavoz de la Custodia Franciscana de Tierra Santa

Share this Entry

JERUSALÉN, 2 diciembre 2003 (ZENIT.org).- Para el padre David Jaeger, portavoz de la Custodia Franciscana de Tierra Santa, el acuerdo que el lunes firmaron en Ginebra representantes políticos y de la sociedad civil palestina e israelí demuestra que es posible un tratado de paz entre Israel y Palestina.

El acto del lanzamiento de la «Iniciativa de Ginebra para la paz en Oriente Medio» tuvo lugar en la ciudad suiza ante unos 400 delegados palestinos e israelíes. Dirigentes de todo el mundo han prestado su apoyo a este plan de paz.

Para el franciscano, experto en cuestiones de Oriente Medio, el pacto constituye «un ejemplo y un desafío», según explica en una entrevista concedida este martes a la agencia del episcopado italiano «Sir».

Jurídicamente se trata de un documento privado entre ciudadanos, redactado y publicado «para desafiar a sus respectivos gobiernos –constata–, como diciendo: “si lo hemos conseguido alcanzar nosotros, también vosotros podéis, si queréis”».

«Queda implícito el reproche: “si no lo habéis hecho hasta ahora y si no lo hacéis aún, no es porque no se pueda, sino porque no lo deseáis…”», reconoce el religioso.

Promovido por el ex ministro israelí de Justicia, Yosi Beilin, y el ex ministro palestino de Información, Yasser Abed Rabbo, el plan no es «oficial», pero en opinión del padre Jaeger «es aplicable». «Los autores son personas serias, no sólo intelectualmente, sino con experiencia de gobierno», afirma.

Ciertamente «nadie dice que el documento sea perfecto –advierte–, pero es lo suficientemente detallado como para demostrar que un tratado de paz es posible».

De todas formas, «en caso de que se llegara a las negociaciones efectivas, la Iglesia deberá poder ser escuchada y tendrá sus reservas acerca de la insuficiente atención a la petición del “estatuto especial internacionalmente garantizado” para Jerusalén», subraya.

Sin embargo, en su opinión, para que este acuerdo pueda concretarse, es necesario –además de una «movilización»– un traslado político «del sentimiento popular y ver si se encuentran partidos políticos dispuestos a recoger estos sentimientos y darles su debida expresión a nivel político y de gobierno».

Share this Entry

ZENIT Staff

Apoye a ZENIT

Si este artículo le ha gustado puede apoyar a ZENIT con una donación

console.log("Prueba")