El Papa condena toda violencia en nombre de Dios ante una delegación iraní

Las religiones deben ser «puentes» entre «culturas» y «signos de esperanza»

Share this Entry

CIUDAD DEL VATICANO, 2 diciembre 2003 (ZENIT.org).- Juan Pablo II pidió este martes que las religiones sean «puentes» entre «culturas» y «signos de esperanza para la humanidad» al encontrarse con una institución cultural procedente de Irán.

Los ciudadanos iraníes vinieron al Vaticano para participar en el encuentro promovido por el Consejo Pontificio para el Diálogo Interreligioso con la Organización para la Cultura Islámica y las Comunicaciones de Teherán sobre «Verdad, justicia, amor, libertad: pilares de la paz».

Tras saludar al Ayatolá Mahmood Mohammadi Araqi, jefe de dicha organización islámica, que encabezaba una delegación de ocho representantes, el Papa reconoció: «Hoy hay una especial necesidad de diálogo, comprensión y cooperación entre las grandes religiones mundiales, especialmente el Cristianismo y el Islam».

«La religión está realmente llamada a construir puentes entre individuos, pueblos y culturas, a ser signo de esperanza para la humanidad», afirmó en el discurso que dirigió en inglés.

«Hago un llamamiento a todos vosotros y a los hombres y mujeres de buena voluntad –insistió– a unir vuestras voces con la mía mientras repito que el nombre santo de Dios nunca debe ser usado para incitar a la violencia y al terrorismo, para promover el odio o la exclusión».

«Confío en que vuestro diálogo y cooperación ininterrumpidos, del que este encuentro es un ejemplo elocuente, sea de gran ayuda a los cristianos y musulmanes para que sean cada vez más instrumentos eficaces de paz en nuestro mundo», reconoció.

«Que Dios Todopoderoso bendiga vuestros esfuerzos y otorgue a toda la humanidad la valentía y la fortaleza para abrazar la verdad, la justicia, el amor y la libertad como verdaderos pilares de la paz», concluyó el obispo de Roma.

El encuentro entre la organización cultural iraní y el Consejo Pontificio para el Diálogo Interreligioso continúa una serie de simposios organizados sistemáticamente a partir de 1999.

En años anteriores, se han afrontado temas como el pluralismo religioso, o la identidad y la formación religiosa de los jóvenes.

Share this Entry

ZENIT Staff

Apoye a ZENIT

Si este artículo le ha gustado puede apoyar a ZENIT con una donación

console.log("Prueba")