La Santa Sede denuncia la violación del derecho a la vida ante la ONU

55 años después de la Declaración Universal de los Derechos Humanos

Share this Entry

NUEVA YORK, 11 diciembre 2003 (ZENIT.org).- Cincuenta y cinco años después de la Declaración Universal de los Derechos Humanos, en muchos países que la apoyan y ratifican se sigue violando el derecho fundamental a la vida, denunció la Santa Sede ante las Naciones Unidas.

Así lo reconoció el arzobispo Celestino Migliore, observador permanente de la Santa Sede ante las Naciones Unidas, al intervenir este miércoles ante la Asamblea General que se dedicó precisamente a recordar el aniversario de la Declaración.

Según el prelado, en estos momentos, «Entre los desafíos a la definitiva entrada en vigor de los derechos humanos se encuentra la tendencia de algunos a elegir los derechos que les son útiles».

«En algunas circunstancias, lo que es inalienable para algunos seres humanos se niega simultáneamente a otros –denunció–. Un caso ejemplar sería el de la negación del derecho más fundamental: el derecho a la vida misma, del que todos los demás derechos, lógica y naturalmente, emanan».

Entre los motivos que han llevado a esta situación, el representante del Papa citó las amenazas «del individualismo exagerado que a menudo lleva a los más fuertes a dominar sobre los más débiles».

Share this Entry

ZENIT Staff

Apoye a ZENIT

Si este artículo le ha gustado puede apoyar a ZENIT con una donación

console.log("Prueba")