Juan Pablo II pide rezar por la paz en Irak y Oriente Medio

Recibe un plan de paz para el país árabe

Share this Entry

CIUDAD DEL VATICANO, miércoles, 11 mayo 2004 (ZENIT.org).- Juan Pablo II pidió rezar por la paz en el mundo, especialmente en Irak y en Oriente Medio, al concluir este miércoles la audiencia general en la plaza de San Pedro del Vaticano.

El Santo Padre lanzó su llamamiento al recibir un proyecto de paz para Irak que le entregó Franco Vaccari, fundador de la «Ciudadela de la paz» en la pequeña localidad medieval de Rondine, en la región italiana de Toscana.

Vaccari, psicólogo católico, presentó la propuesta acompañado por cuatro obispos tocanos (de Arezzo, Fiesole, Grosseto y Montepulciano), así como por el superior general de la Congregación Camaldulense de la Orden de San Benito, y por el superior del santuario franciscano de La Verna.

«Renuevo la invitación a rezar por la paz en el mundo, especialmente en Irak y en Oriente Medio», dijo el Papa al saludar a sus visitantes.

«Que esas queridas poblaciones puedan, con el apoyo de la comunidad internacional, caminar con decisión por el camino de la reconciliación, del diálogo y de la cooperación».

El proyecto de paz para Irak presentado este miércoles por la «Ciudadela de la paz» se articula en tres pasos.

La primera etapa será una Jornada de oración que se celebrará el 21 de mayo en el santuario de La Verna, situado en la montaña en la que san Francisco de Asís recibió los estigmas, con la participación de cristianos de todas las confesiones, así como de las principales autoridades judías e islámicas de Italia.

«Si aspiramos a grandes cosas, es necesario volver a darnos cuenta de que somos creaturas, hijos del mismo Padre, con una actitud más humilde y penitencial», explica Vaccari.

La segunda etapa será la firma, antes de finales de mayo, de «un compromiso político común» firmado por políticos y por exponentes de la cultura, que pide «la creación de una fuerza militar euromediterránea para involucrar también a países actualmente ajenos a la guerra».

«Hoy está claro que no se puede escapar de Irak ni quedarse a cualquier precio, ni pedir la participación de la ONU debilitando su papel, pues ahora no puede hacer lo que se le pide», ha explicado Vaccari, de 52 años, casado y con dos hijos.

«Es necesario sustituir las fuerzas sobre el terreno: quien ha abatido el régimen, aunque no lo quiera, es percibido como fuerza de ocupación. Europa ahora tiene que desempeñar un papel activo, junto a los países árabes. Esperar al 30 de junio es ilusorio. Es mejor imponerse cuanto antes a la inercia y proponer nuevos caminos», explica al presentar su plan este miércoles en el diario «Avvenire».

Según Vaccari, este plan «es la negación de toda forma de antiamericanismo. Buscamos volvernos a sentar en la mesa, proyectando el futuro a partir del objetivo de hacer llegar cuanto antes la paz». Es la oportunidad, aclara, para ver «quién realmente busca la paz o persigue otros intereses».

La «Ciudadela de la Paz» promueve el diálogo entre jóvenes que proceden de diferentes partes del mundo, entre otras, Rusia, Chechenia, Oriente Medio y los Balcanes.

Share this Entry

ZENIT Staff

Apoye a ZENIT

Si este artículo le ha gustado puede apoyar a ZENIT con una donación