Carta pontifica: El fundamento de la paz es el derecho a la vida; no las armas

Misiva del cardenal Sodano a la Organización de los Estados Americanos

Share this Entry

CIUDAD DEL VATICANO, lunes, 7 junio 2004 (ZENIT.org).- Consciente de que el derecho a la vida es el fundamento de la paz, la Santa Sede ha lanzado un llamamiento a los Estados americanos a invetir más en servicios fundamentales y menos en armamentos.

Así se desprende de la carta escrita en nombre de Juan Pablo II por el cardenal Angelo Sodano, secretario de Estado vaticano, a la asamblea de la Organización de los Estados Americanos (OEA) que se celebra del 6 al 8 de junio en Quito.

En la misiva, entregada por el arzobispo Alain Lebeaupin, nuncio apostólico en Ecuador, se afirma que los «pilares de la paz tienen un fundamento común: el derecho a la vida».

«Es un derecho que, para ser ejercido plenamente, exige que se den unas condiciones de vida dignas –añade el mensaje pontificio–: alimentación, vivienda, educación, asistencia sanitaria, trabajo, libertad, etc.».

«Para garantizar dichas condiciones se necesitan ingentes recursos económicos que, por desgracia, escasean a menudo –reconoce–. Sin embargo, cuántas riquezas, incluso hoy, se siguen dilapidando cuando se acumulan instrumentos de guerra cada vez más sofisticados, mientras, por otra parte, falta lo necesario para el desarrollo integral del hombre».

«En muchas naciones del mundo siguen circulando todavía demasiados armamentos, cuando es mucho más necesario disponer de viviendas, escuelas, carreteras, luz, agua potable y medicinas», denuncia la carta firmada por el brazo derecho del Papa en la guía de la Santa Sede.

«Sólo la conciencia de la sacralidad de la vida y su pleno respeto en cada etapa de su evolución, desde su concepción hasta la muerte natural, puede poner las bases para la construcción de una auténtica «ciudad de la paz»», añade.

«El pleno respeto del derecho a la vida comporta también el ingente e indispensable trabajo de erradicar todo lo que impide que ésta sea vivida de manera digna, es decir, la pobreza, con sus múltiples causas y sus numerosas víctimas», subraya.

La misivia papal concluye con un llamamiento a los países americanos de más recursos y a las instituciones financieras a «hacer un esfuerzo generoso» para salir en ayuda de algunos países del continente que «tienen urgente necesidad de ayudas internacionales».

La Organización de Estados Americanos, cuyo secretario general es el colombiano César Gaviria, conformada por 35 países, tiene entre otros objetivos fundamentales fortalecer la democracia, construir la paz, defender los derechos humanos, fomentar el libre comercio, combatir las drogas y promover el desarrollo sostenible.

Share this Entry

ZENIT Staff

Apoye a ZENIT

Si este artículo le ha gustado puede apoyar a ZENIT con una donación

console.log("Prueba")