La «magia» entre los jóvenes y el Papa ha vuelto a funcionar en Suiza

Colaboradores y la prensa hacen un balance de su viaje internacional número 103

Share this Entry

BERNA, lunes, 7 junio 2004 (ZENIT.org).- Juan Pablo II ha regresado a Roma «feliz» por su encuentro con los jóvenes en Berna y «satisfecho» por el desarrollo de su tercer viaje internacional, según constata el portavoz de la Santa Sede, Joaquín Navarro Valls.

El éxito de la peregrinación apostólica se puede constatar leyendo las páginas de la prensa suiza. Por el ejemplo, el diario «Le Temps», el día de la llegada papal, el 5 de junio, titulaba en apertura: «Juan Pablo II en Suiza, un aire de desamor».

Sólo dos días después, el mismo diario comenzaba su artículo principal constatando: «La magia ha vuelto ha funcionar una vez más. Entre el Papa Juan Pablo II y los jóvenes, hay un amor duradero, sin duda alentado por el elixir de la fe».

La prensa suiza ha dejado al mismo tiempo amplio espacio a las conclusiones que ha sacado de este acontecimiento Marc Aellen, portavoz de la Conferencia de Obispos Católicos de Suiza, que lo ha calificado de «éxito enorme, cualitativo y cuantitativo».

«Al inicio, para el encuentro en la BernArena, no esperábamos a más de 3.000 ó 4.000 jóvenes, y eran 14.000. El domingo, no nos atrevíamos a esperar la cifra de 40.000 personas, y participaron 70.000 personas en la misa», revela.

«Las 41 personalidades católicas que recientemente han pedido la dimisión de Juan Pablo II en una carta pública pueden plantearse algunas preguntas ante el éxito de este encuentro», subraya.

De hecho, Xavier Pfister, promotor de la carta y encargado de la oficina de información de la la Iglesia católica en Basilea, ha reconocido su sorpresa a «NZZ am Sonntag» y ha comentado positivamente las palabras pronunciadas por el Santo Padre.

«Esta visita, ¿habrá reconciliado a los católicos suizos, con frecuencia desconfiados y reticentes ante el centralismo romano, con su Papa?», se pregunta este lunes «Le Temps».

«Al ver el ambiente cálido y lleno de emoción que reinaba en la pradera de Allmend podría creerse –responde–. La afluencia era excepcional. El 17 de junio de 1984, en la primera visita pastoral del Papa, «sólo» participaron 45.000 personas en la misa final en Sion».

Marc Aellen ha resumido esta impresión en declaraciones a «Radio Vaticano» citando el ejemplo de un obispo de la Suiza francófona que vino a decirle: «¡Mira, te das cuenta de cuántos jóvenes, y todos en un espíritu de paz!».

«No parecía el mismo –reconoce el portavoz–. Creo que para los obispos ha sido un aliento enorme».

El discurso del Papa a los jóvenes estuvo lleno de eslóganes en los que marca el futuro para la Iglesia en el país. Una de estas frases podría concentrar su mensaje para el futuro de los católicos suizos: «No te contentes con discutir; no esperes ocasiones que quizá no lleguen nunca para hacer el bien. ¡Ha llegado la hora de la acción!».

Share this Entry

ZENIT Staff

Apoye a ZENIT

Si este artículo le ha gustado puede apoyar a ZENIT con una donación

console.log("Prueba")