Monseñor Ximenes Belo, Nobel de la paz, irá de misionero a Mozambique

Reconoce que las misiones es su «sueño»

Share this Entry

ROMA, martes, 8 junio 2004 (ZENIT.org).- Después de haber recuperado la salud, monseñor Carlos Felipe Ximenes Belo, obispo salesiano, que fue Administrador Apostólico de Dili (Timor Este) –y Premio Nobel de la Paz en 1996–, ha elegido ir como misionero a Mozambique.

Así lo ha confirmado el rector mayor de los Salesianos de Don Bosco, don Pascual Chávez, de acuerdo con la nota de la delegación de comunicación de los salesianos enviada a Zenit este martes.

Monseñor Ximenes Belo desempeñó un papel decisivo para la independencia de Timor Oriental. En noviembre de 2002 pidió al Santo Padre ser exonerado de la responsabilidad de Dili por razones de salud personal.

Con el acuerdo del prefecto de la Congregación para la Evangelización de los Pueblos y del rector mayor de los Salesianos, «estando ya restablecido y queriendo continuar prestando su servicio apostólico, [monseñor Belo] ha elegido ir como misionero a Mozambique», donde «trabajará pastoralmente en la diócesis de Maputo, integrándose en una comunidad salesiana de aquella ciudad».

El propio prelado, en un comunicado fechado en Lisboa el pasado 28 de mayo, explica: «Por razones de salud, y de acuerdo con el canon 401, párrafo 2 del Derecho Canónico, presenté al Santo Padre, el Papa Juan Pablo II, la renuncia al cargo del Administrador Apostólico de la Diócesis de Dili, Timor Este, el 26 de noviembre de 2002».

«Después de un año y medio de curas y de reposo, gracias a Dios, estoy de nuevo en condiciones de reemprender las actividades pastorales», confirma.

«Después de dos reuniones, en el 2003 y en el 2004, con su eminencia el señor prefecto de la Congregación para la Evangelización de los Pueblos –prosigue–, me ofrecí para servir al Reino de Dios en las Misiones, fuera de Timor Este, en Mozambique, concretamente en la Diócesis de Maputo».

«Ir a Misiones –reconoce monseñor Ximenes Belo– ha sido el sueño que siempre ha tenido desde mis primeros años de adolescencia».

De hecho, las misiones y la necesidad de ser misioneros fue uno de los temas al que hizo referencia durante los 19 años (1983-2002) de su ministerio episcopal en Dili, según relata.

«Hoy me ha llegado el momento de actuar en consecuencia con lo que comuniqué a los cristianos de Timor Este –anuncia el prelado–. Y obedeciendo al mandato del Señor: “Id por todo el mundo y proclamad el Evangelio a todas las naciones”, iré con gran alegría y esperanza al país hermano de Mozambique, para ofrecer mi pequeña aportación en la construcción del Reino de Dios y para el desarrollo integral del pueblo mozambiqueño».

Monseñor Ximenes Belo «podrá, de esta forma, continuar dando su aportación a la evangelización, junto con el testimonio por la justicia y la paz, con estilo salesiano, en aquella tierra tan necesitada. Su presencia servirá también de estímulo para la comunidad salesiana», concluye el comunicado.

El prelado compartió en 1996 el Nobel de la Paz con Jose Ramos-Horta –activista de la independencia, actualmente ministro de Exteriores del país– por su postura a favor de la resistencia no violenta a las normas de Indonesia.

Timor Oriental, anexionada unilateralmente por Indonesia en 1976, fue escenario de una violencia atroz en las semanas siguientes al referéndum sobre la independencia de agosto de 1999. Desde el 20 de mayo de 2002, la República Democrática de Timor goza del reconocimiento de nación soberana y es miembro de la ONU.

Share this Entry

ZENIT Staff

Apoye a ZENIT

Si este artículo le ha gustado puede apoyar a ZENIT con una donación

console.log("Prueba")