La Iglesia en México estudia excomulgar a los secuestradores

MÉXICO, martes, 22 junio 2004 (ZENIT.org).- En medio de una fuerte presión social que se formalizará en la marcha contra la violencia y la delincuencia del próximo domingo 27 de junio en la capital del país, voces diversas de la Iglesia católica mexicana se han levantado en los últimos días para exigir a autoridades y medios de comunicación pongan un freno a la escalada de secuestros e inseguridad que vive el país.

Share this Entry

De acuerdo con cifras internacionales, México se ha convertido en la segunda nación del plantea en número anual de secuestros, tan sólo por detrás de la convulsionada Colombia. Mientras las autoridades judiciales analizan el endurecimiento de las penas a los plagiarios –descartándose, por el momento, la pena de muerte–, la Iglesia analiza, por su cuenta, imponer la norma de la excomunión a quienes cometan, participen o protejan el delito de secuestro.

Cabe resaltar que existen dos diócesis del país que ya han instaurado esta penalización, en los estados de Morelos y Jalisco. Ahora podría ser tomada en cuenta –según la presidencia del Episcopado Mexicano en manos del obispo de León, José Guadalupe Martín Rábago– como una norma general para los obispos del Bajío (San Luis Potosí, Querétaro, Matehuala, León, Celaya e Irapuato).

La ola de secuestros ha puesto en entredicho la estructura de seguridad del país. Inversiones importantes han emigrado a China o a países de la nueva Europa y los empresarios han amenazado al gobierno con suspender creación de empleos por inseguridad en todos los órdenes.

Este lunes el periódico «Reforma» daba a conocer que la industria de la protección cuesta a los empresarios mexicanos cerca de mil millones de dólares anuales, convirtiéndose en la industria de mayor crecimiento en México.

Share this Entry

ZENIT Staff

Apoye a ZENIT

Si este artículo le ha gustado puede apoyar a ZENIT con una donación

console.log("Prueba")